Tips para evitar los ataques de ansiedad y no engordar

1

Cómo evitar los ataques de apetito

¡Distráete!
Abrir la nevera en busca de alimentos es una de nuestras actividades favoritas cuando estamos aburridos o ansiosos. ¿Y sabías que ese es el momento en que solemos comer más? Para evitar esta situación distráete 20 minutos haciendo algo que implique tu cerebro y tus manos, como escribir, leer un libro, usar el ordenador o tocar un instrumento. Si luego de esos 20 minutos ya no tienes apetito, el impulso habrá pasado y ¡habrá evitado comer innecesariamente!

Consume alimentos naturales
Si tu apetito se calma con alimentos naturales y nutritivos, como las frutas y las verduras, todo estará bien. Sin embargo, si tu apetito se dirige especialmente hacia alimentos procesados azucarados o salados la situación es opuesta porque, además de ser poco saludables y hacernos subir de peso, un estudio norteamericano del 2004 ha demostrado que generan deseos de comer más y más. Y así entrarás en un círculo vicioso…

No te prohibas
¿Acaso nunca has escuchado la frase que dice que lo prohibido siempre atrae más? Las dietas estrictas no funcionan, pues tarde o temprano llegará un momento en que se nos dará la oportunidad de consumir un chocolate o un rico postre y, al complacer el antojo luego de tanto tiempo prohibido, es común no poder controlarse a partir de entoneces. Darnos un gusto de vez en cuando está bien, pero sin excederse. Si incorporas este hábito te será mucho más fácil controlar el apetito.

Duerme bien
Si eres lector de VivirSalud habrás notado que dormir profundamente es un consejo que está siempre presente. Debemos descansar bien cada noche porque, entre otras cosas, la falta de sueño nos hace sentir fatigados y con poca energía, lo que nos lleva a consumir alimentos altos en azúcar e hidratos de carbono. Por si fuera poco, no dormir bien reduce la sensibilidad a la insulina, lo que nos coloca en riesgo de desarrollar diabetes del tipo 2.

Come cada 3 horas
Para calmar el hambre nada más efectivo que…¡comer! Sí, la respuesta es obvia pero, por supuesto, si queremos mantener o bajar nuestro peso y cuidar nuestra salud, debemos recurrir a cierto tipo de alimentos, los snacks saludables. En lugar de comer mucho pocas veces al día, lo ideal es consumir pequeños snacks cada 3 horas, puesto que no solo sirven para calmar el hambre sino también para mantener los niveles de azúcar en sangre controlados, y mantenerte lleno por más tiempo.