Solo o Acompañado: ventajas y desventajas de entrenar con o sin compañero

1

Entrenar solo tiene una serie de ventajas e inconvenientes, al igual que entrenar acompañado. Hay quien elige una u otra opción de forma voluntaria, mientras que otros es más bien porque no les queda más remedio. Pongamos en la balanza ambas opciones de entrenamiento, con sus ventajas e inconvenientes más destacados:

Ventajas de entrenar solo

Habrá muchas más, pero estas son las que considero más destacables:

  • Menos distracciones: Es más fácil concentrarse y respetar los tiempos de trabajo y descanso, así como hacer la rutina de forma más protocolizada.
  • Más fácil organización: Puedes pensar con antelación qué vas a trabajar cada día y cómo hacerlo. Hay menos improvisación o cambios sobre la marcha (porque una máquina esté ocupada, porque sois muchos y no da tiempo…).
  • Menos esperas: Es de lógica, es más sencillo encontrar hueco para uno ya sea en las máquinas, clases o cinta de correr, que tener que esperar a que tus compañeros también busquen su sitio.

Inconventientes de entrenar solo

  • El aburrimiento: Tarde o temprano, entrenar sólo se hace pesado. Mentalmente cansa más, sobre todo en novatos en el gimnasio, y puede desencadenar el abandonar la actividad.
  • Dificultad para progresar: Algunos ejercicios necesitan ayuda de un compañero para poder entrenar al fallo o dar el máximo. Sólo es muy complicado, o directamente imposible, realizar algunos ejercicios con mucha intensidad.
  • Es fácil estancarse: Entrenado solo puede ocurrir que se termine repitiendo siempre la misma rutina, sin nadie que añada un consejo o aliciente para variar.

Ventajas de entrenar acompañado

Vienen a solventar muchos de los inconvenientes de entrenar solo:

  • Es más dinámico, menos aburrido. Es más social y es más fácil conversas, progresar y aprender.
  • Ayuda: Un compañero puede corregir fallos de técnica, o bien ayudarnos a levantar peso haciendo repeticiones al fallo, dando mayor seguridad.
  • Más progresión: Si los compañeros se complementan, es fácil que cada uno vaya motivando al otro. También irán dando ideas o trucos, o buscarán progresión en los entrenamientos.
  • Reto sano: un compañero es un estímulo para mejorar y superarse, para cargar un poco más de peso, aguantar un poco más corriendo y, en definitiva, para motivarse y superarse.

Inconvenientes de entrenar acompañado

  • Es más fácil distraerse: Conversar en exceso, prolongar los descansos y no centrarse en lo que se está trabajando.
  • Errores continuados: Si el nivel de todos es similar, y no se preocupan en exceso por aprender, es fácil que ninguno corriga los fallos propios o ajenos, o que cada cual imite al otro, haciendo los ejercicios de una forma incorrecta.
  • Reto nada sano: Si el ambiente es demasiado relajado, es fácil ver grupos de personas entrenando todos de cualquier manera, a ver quién levanta más peso, perdiendo rango de movimiento y técnica en cada repetición.
  • Más esperas: Al irse turnando, la rutina se realiza de forma mucho más lenta.

Entrenar solo o acompañado ¿Qué prefieres?

Ya comentamos un poco sobre el tema en el artículo anterior, pero esta es una buena oportunidad para hacerlo de forma más específica. En mi caso, creo que entrenar acompañado en general es más beneficioso siempre que se encuentre el compañero adecuado: alguien con interés, inquietud y que nos motive (y a quien motivar). Con ganas de socializar en los momentos de descanso pero sin descuidar la técnica y el esfuerzo en los de trabajo.

Entrenar solo por otra parte puede servir para concentrarse más o hacer la rutina sin tantas esperas, pero creo que a la larga puede convertirse en rutinario. Variar el tipo de entrenamiento, ya sea cambiando los ejercicios de la rutina, o del tipo de ejercicio practicado (entrando a clases colectivas, por ejemplo) puede ayudar a disminuir la sensación de monotonía.