Para principiantes: La importancia de hidratarse bien

1

Cuando vamos al gimnasio, sea cual sea la actividad que vayamos a hacer, tenemos que tener en cuenta la hidratación. Sobre todo en épocas actuales, donde el calor aprieta y en actividades que van a hacer que sudemos mucho, como puede ser una clase de spinning.

La hidratación comienza en la casa, antes de ir al gimnasio. Durante todo el día debemos de estar bien hidratados, siendo el agua el pilar fundamental para nuestra hidratación. En el gimnasio, si no hay fuente de agua, podemos llevar una botella o envase, e ir bebiendo pequeños sorbos durante nuestra rutina.

Si vamos a la sala de pesas, con una botella de medio litro o bidón de ciclista puede ser suficiente. Si vamos a hacer cardio o una clase colectiva tipo spinning, aerobic o body pump, vamos a necesitar al menos un litro de agua.

Solo con estar en una sala con tanta gente, se genera mucho calor y es como si estuviésemos en una sauna. Vamos a perder mucho líquido y lo tendremos que reponer sino, de lo contrario, notaremos como la fatiga va a llegar muy pronto.

Se puede llegar a beber cerca de dos litros de agua en una clase de spinning en verano. Debemos aprovechar cualquier parada para hidratarnos. Y después de acabar en el gimnasio, también debemos hidratarnos, ya que incluso después de abandonar el gimnasio vamos a seguir perdiendo líquido.

Así que ya sabes, no te olvides de beber agua antes, durante y después de ir al gimnasio, sobre todo si es verano y estás haciendo cardio o clases colectivas. Puedes que te guste sudar y sentir la sensación de que estas quemando grasa, pero si no bebes, estarás castigando a tu cuerpo y entorpeciéndolo para que haga sus funciones de forma eficaz.