Necesitas más de este aminoácido.

Una nueva investigación sobre este llamado aminoácido no esencial muestra que no solo corrige las articulaciones, sino que también prolonga su vida útil.

El aminoácido glicina no se considera un aminoácido esencial porque el cuerpo puede ingresar a la cocina bioquímica y producirla a partir de otros productos químicos, especialmente la serina, pero también de la colina con una pizca de treonina.

En cualquier caso, el ser humano típico ingiere aproximadamente dos gramos de glicina al día, principalmente a través de carne, pescado, lácteos y otros alimentos pesados ​​en el lado de las proteínas.

Aunque estoy aquí para presionar por la glicina. Su etiqueta “no esencial”, si bien es químicamente correcta, disminuye su valor percibido. Los bioquímicos y nutricionistas no lo tienen en cuenta porque no están considerando algunos de sus talentos recientemente descubiertos como nutracéuticos.

Específicamente, complementar la dieta con glicina puede mejorar dramáticamente la síntesis de colágeno, potencialmente dejando a otros supuestos resucitadores de colágeno como la glucosamina y la condritina en el polvo. La glicina también puede ser la droga de longevidad más barata y posiblemente la más efectiva que existe.

Glicina para resíntesis de colágeno

La regeneración del cartílago requiere grandes cantidades de los aminoácidos prolina, lisina y glicina, pero los científicos españoles querían evaluar las contribuciones comparativas de cada uno en la fabricación de la molécula de cartílago. Para averiguarlo, cultivaron condrocitos bovinos utilizando una gran variedad de concentraciones de estos aminoácidos.

Tanto la prolina como la lisina mejoraron la síntesis de colágeno, pero los efectos decayeron antes de alcanzar 1.0 mM (una medida de la concentración de un químico en solución). La glicina también mejoró la síntesis de colágeno, pero los efectos no decayeron antes de alcanzar una concentración de 1.0 mM. De hecho, el aumento de la síntesis continuó en un 60-75%.

Los investigadores concluyeron lo siguiente:

“Por lo tanto, aumentar la glicina en la dieta puede ser una estrategia para ayudar a la regeneración del cartílago al mejorar la resíntesis del colágeno, lo que podría contribuir al tratamiento y prevención de la osteoartritis”.

Glicina para la longevidad

Las mitocondrias, como escribí en Grow Muscle, End Disease, Live Longer, son más o menos “orgánulos” celulares, que, como se puede ver por la palabra, son algo así como órganos diminutos. Al igual que los órganos, cada uno tiene funciones específicas, en este caso la producción de energía en forma de ATP, la moneda de energía de la célula. Lo hacen mediante la metabolización de azúcares, grasas y otros productos químicos con la ayuda de oxígeno.

Las células metabólicamente activas como el hígado, el riñón, el corazón, el cerebro y el músculo tienen tantas mitocondrias que pueden constituir el 40% de la célula, mientras que otras células más flojas, como la sangre y la piel, tienen muy pocas.

Además de producir toda la energía que requieren nuestros cuerpos, también desempeñan un papel gigante en el proceso de envejecimiento. Existen varias teorías sobre cómo lo hacen, pero un grupo de investigadores japoneses creen que es en gran parte porque las mitocondrias antiguas simplemente no funcionan tan duro como las mitocondrias más jóvenes.

El equipo japonés sabía que el gen GCAT estaba involucrado en la producción de glicina, y cuando desactivaron el gen GCAT en fibroblastos jóvenes, su gasto de energía disminuyó. Por el contrario, cuando activaron ese mismo gen GCAT, el gasto de energía volvió a aumentar.

Decidieron jugar con las cosas aún más, pero esta vez, expusieron los fibroblastos viejos directamente a la glicina y al principio, los niveles de energía aumentaron significativamente. Sus resultados sugieren que el simple hecho de agregar más glicina a la dieta podría hacer que las células viejas vuelvan a ser jóvenes y posiblemente retrasar el envejecimiento.

Otros beneficios de la glicina

Además de ayudar a curar las articulaciones y extender la vida útil, la glicina también es un poderoso antiinflamatorio. Otros beneficios incluyen mejor sueño, mejor piel, salud intestinal y reducción de la presión arterial.

Los seres humanos suelen ingerir de 2 a 3 gramos de glicina de los alimentos y el cuerpo suele producir otros 3 gramos por sí solo, pero algunos estudios sugieren que podríamos beneficiarnos de mucho más, hasta aproximadamente 10 gramos más o menos.

Los levantadores de pesas normalmente tienen una ventaja en la ingesta de glicina sobre el humano promedio porque normalmente están ingiriendo una gran cantidad de proteínas, lo que fortifica inadvertidamente sus reservas de glicina.

Aún así, podría ser inteligente ingerir 3, 4 o 5 gramos adicionales de glicina al día, ya sea a través de un suplemento diario de colágeno (el colágeno es rico en glicina) o de un polvo de glicina específico. Cualquiera de las dos rutas es muy barata.

Fuentes

  1. de Paz-Lugo P1,2, Lupiáñez JA3, Meléndez-Hevia E4, “High glycine concentration increases collagen synthesis by articular chondrocytes in vitro: acute glycine deficiency could be an important cause of osteoarthritis,” Amino Acids, 2018 Jul 13.
  2. Osamu Hashizume, Sakiko Ohnishi, Takayuki Mito, Akinori Shimizu, Kaori Ishikawa, Kazuto Nakada, Manabu Soda, Hiroyuki Mano, Sumie Togayachi, Hiroyuki Miyoshi, Keisuke Okita & Jun-Ichi Hayashi, “Epigenetic regulation of the nuclear-coded GCAT and SHMT2 genes confers human age-associated mitochondrial respiration defects,” Scientific Reports, 22 May 2015, Article number: 10434 (2015).

Autor: TC Luoma