Mito del orgasmo, la perdida de masa y su efecto hormonal

1

La cuestión de si la eyaculación (o el sexo en general) antes de los entrenamientos afecta a las ganancias de músculo y fuerza resulta habitual entre muchos culturistas. Los deportistas han debatido sobre este tema durante años. Algunos opinan que la eyaculación antes de un evento deportivo ayudará a su rendimiento, mientras que otros piensan que debe reservarse para después o incluso que es preferible una total abstinencia. En este artículo discutiré los efectos hormonales de la eyaculación sobre el organismo, y cuando (o si) debe ser evitada.

EFECTOS DE LA TESTOSTERONA DURANTE LA EXCITACIÓN SEXUAL Y LA EYACULACIÓN

Se ha descubierto que el nivel de testosterona aumenta en humanos tras un estímulo sexual (como la visión de imágenes explícitas). Un estudio de este tipo, realizado por el Ludwig Boltzmann Institute for Urban Ethology, en Viena, fue publicado en el año 98 en New Scientist. 10 hombres y 10 mujeres visionaron un vídeo pornográfico de 15 minutos de duración. Los niveles de testosterona de los hombres aumentaron un 100% y los de las mujeres en un 80%.

Otro estudio publicado en Psychoneuroendocrinology. 1993;18(3):205-18 empleó películas sexualmente sugerentes con 9 varones. Los niveles de LH (que estimulan la producción de testosterona) y los niveles de testosterona aumentaron durante los 10 minutos de excitación sexual. Otros estudios han demostrado que otros tipos de estímulo podrían también incrementar los niveles de testosterona y agresividad, como sujetar una pistola.

Los estudios que se ocupan sobre los niveles de testosterona y sus efectos durante el acto sexual y la eyaculación, parecen haberse realizado principalmente sobre animales. Un estudio realizado en ratas por el Instituto de Neuroetología de la Universidad Veracruzana (México) mostró que después de 2 eyaculaciones existían un aumento abrupto de la testosterona sérica, que permanecía alta incluso después de 4 eyaculaciones seguidas. Otro estudio fue realizado sobre caballos sementales por el Dipartimento di Scienze Cliniche Veterinarie, Sez. Clinica Ostetrica e Ginecologica Veterinaria. Descubrieron que los niveles de testosterona se elevaban 10 minutos después del apareamiento, y de nuevo 30 minutos después. Los niveles de cortisol aumentaban también durante el apareamiento.

Un estudio del Department of Pharmacobiology, Centro de Investigación y Estudios Avanzados, fue realizado sobre ratas para medir la saciedad sexual y los receptores de andrógenos. Las ratas fueron medidas después de un encuentro sexual. Midieron los niveles de testosterona y no hallaron cambios. También registraron una caída en la densidad del recepto de andrógenos, en la parte MPOA-medial del cerebro. La densidad de este receptor se recuperó 72h después. Se diría según este estudio que la falta de deseo sexual tras la eyaculación se debe a cambios cerebrales, no a cambios en la testosterona.

Un estudio del Department of Reproductive Biology, Universidad Autonoma Metropolitana-Iztapalapa, descubrió que los niveles de testosterona permanecían iguales o aumentaban en ratas macho, tras varios tipos de encuentros sexuales. Las ratas con más experiencia tenían un mayor aumento de testosterona tras la eyaculación, que permanecía hasta 24h después. Las ratas sexualmente inexpertas, sin embargo, apenas tuvieron cambios en la testosterona tras el encuentro sexual. Este estudio sugiere que la experiencia sexual y la ejecución podrían jugar un papel en el aumento de la testosterona.

NIVELES DE TESTOSTERONA TRAS UNA ABSTINENCIA A LARGO PLAZO

El único estudio que he podido encontrar que registraba los niveles de testosterona en hombres que no habían eyaculado durante largos períodos de tiempo, fue realizado por investigadores chinos (J Zhejiang Univ Sci. 2003 Mar-Apr;4(2):236-40). El estudio se realizó sobre 28 hombres a los que se pidió no eyacular durante una semana completa. Se descubrió que durante los 6 primeros días los niveles de testosterona no experimentaban ningún cambio. Sin embargo, al séptimo día de abstinencia los niveles de testosterona aumentaron cerca de un 50%. Después de ese día se reducía rápidamente de nuevo, por lo que abstenerse de la eyaculación no posee efectos a largo plazo para el aumento de la testosterona.

RESUMEN

¿Qué nos indican estos estudios sobre animales y humanos acerca de la relación entre la testosterona y la actividad sexual? Mucha gente ha asumido que después de la actividad sexual, los varones experimentan una caída en los niveles de testosterona. No existen estudios que señalen la existencia de una caída significativa de la testosterona tras la eyaculación.

De hecho, la investigación nos indica que lo contrario podría ser cierto. Los hombres siempre tienen picos significativos en los niveles de testosterona tras un estímulo sexual (y también por otros tipos de estímulo). La investigación científica también sugiere que los encuentros sexuales y la eyaculación no afectan, o podría aumentar, los niveles de testosterona en sangre.

Contemplar material sexualmente excitante, sin eyacular, antes de un entrenamiento debería ser beneficioso para mejorar los entrenamientos. Eyacular antes del entrenamiento seguramente no sea ideal, dado que la eyaculación también produce endorfinas (calmantes naturales del cuerpo). Esto podría afectar a tu nivel de fuerza y energía durante la sesión.

El estudio chino también indica que abstenerse de la eyaculación no aumentará tus niveles de testosterona a largo plazo, y por ello, no mejorará las ganancias musculares. Estudios recientes indican un descenso significativo en el riesgo de cáncer de próstata, en aquellos hombres que eyaculan con mayor frecuencia. De acuerdo a la ciencia actual, la eyaculación (o el sexo) no reducirá tus niveles de testosterona, ni a largo ni a corto plazo.

Fuente: bodybuildingweb.net