Los 5 pilares para lograr el éxito en tus metas

pilares-del-exito

1- Entrenar con consistencia

Esta es una regla obvia, pero importante; si una persona pierde muchas sesiones de entreno diarias, algo tiene que cambiar, tal vez el tiempo de duración de las sesiones no esté en coincidencia con los tiempos personales, ya sea por trabajo, u otras actividades. En este caso es ideal rediseñar el plan de entreno semanal, de modo a utlizar un horario más confortable, pero efectivo, lo que permitirá lograr resultados similares.

  • Los resultados provienen de la progresión del volumento en el tiempo y con coherencia; no es necesario vivir en el gimnasio para alcanzar las metas.
  • Seleccionar un programa de entreno confortable y que sea adaptable al estilo de vida personal; en este caso hay varios métodos que son efectivos para reducir el tiempo en el gimnasio, pero mantener la intensidad y la progresión.
  • La transformación exitosa del cuerpo requiere de algo conocido, No Pain, No Gain !!!!… esto significa que no debe haber excusas para ir a entrenar, porque es la única manera de mantener la consistencia.
  • Los hombres, y sobretodo las mujeres se ponen autoexigencias y cargas en volumen que son poco realistas; de nada sirve entrar en sobre-entrenamiento, pues esto tarde o temprano llevará al fracaso y al agotamiento del cuerpo.
  • La coherencia debe llevarse dentro y fuera del gimnasio; la consistencia es manejar un estilo de vida ordenado, desde la dieta, el sueño, y la regulación del estrés.
  • Para mantener la salud y mantener el físico, se necesita de un “maratón”, pero no de un “sprint”.

2. Desarrollar la sobrecarga progresiva

El trabajo en forma progresiva es un elemento esencial durante los primeros años de formación muscular; como una máquina, el cuerpo se adapta a cambiar con bastante rapidez, por ello se debe desafiarlo con más resistencia para que pueda responder y crecer, pues si no se logra llegar a este objetivo de romper las mesetas, el entreno se convierte en una sesión de quema de calorías ineficiente.

  • La progresión no es opcional; aunque no se tiene que entrenar con la fuerza máxima en una repetición, se tiene que conseguir un obstáculo mucho más fuerte que el anterior entreno.
  • Sin progresión de peso o sobrecarga progresiva, no se puede tener ganancias; es el principal mecanismo que desafía a los músculos a crecer, y esto se logra estimulando a desarrollar más repeticiones por serie, y más peso con el tiempo.
  • Muchos hombres y mujeres llevan años dedicados a entrenar aeróbicos, a correr y sudar como locos, solo para experimentar cambios corporales mínimos, y la razón es simple; se están moviendo pero no se desafían a sí mismos, pues si no se levantan pesas una o dos veces por semana, la receta va para el fracaso total.
  • Al incrementar los niveles de fuerza, se modificará la motivación interior como mejor estratégica para una mejor progresión y consecuentes ganancias musculares; entonces, los programas de fuerza pueden ser el primer paso para consolidar un plan de entreno serio y responsable.

3. Tener paciencia

No se puede construir 20 kg de músculos en 6 meses, no importa que digan las promociones o los gurús; solo se puede perder 4 hg de grasa corporal en un mes, o añadir algunos centímetros de músculos a los brazos en el caso de los principiantes.

  • Cada entrenamiento es un paso; si usted no se disfruta de ese paso, y tratar de maximizar ese paso, los resultados nunca se verán. Muchas personas van al gimnasio por obligación. y ni siquiera lo disfrutan, entonces es el momento de cambiar y aprovechar al máximo el éxtasis de entrenar y sentir que el programa diseñado para entrenar sea realmente lo que se espera.
  • La construcción muscular requiere de tiempo; esto se logra a largo plazo, entonces, al establecer las metas para cambiar los niveles físicos y musculares, se debe tener la paciencia necesaria para construir el cuerpo diez en 1 o 2 años, pero nunca en 1 o 2 meses.
  • Para estar comprometidos con un plan de entreno, se debe adoptar un nuevo estilo de vida, sin seguir programas cortos de unas semanas; la paciencia también se centra en modificar la frecuencia de sueño, aprovechar las siestas, iniciar con suplementos específicos e invertir más tiempo en la vida, porque al seguir un programa de entreno, se prolonga la vida y se logra el bienestar.
  • Cuando se logra el primer objetivo, se ingresa a un período de compromiso donde se debe cambiar las cosas, desde el método de entreno, hasta la nutrición, que debe tener algunos factores añadidos, para mejorar y lograr asombrosos cambios en poco tiempo.
  • En el caso de las mujeres, la impaciencia, puede destruir cualquier esfuerzo; lo interesante es iniciar con programas en la casa sin pesas y utilizando el cuerpo como herramienta mágica para transformar el estilo de vida, y con el tiempo, gracias al espejo, la motivación aumentará para entrar en un “modo de mantenimiento”, que implica comer sano e ir al gimnasio con una frecuencia establecida.

4- Comer para que coincida con las metas

Uno de los mayores errores cometidos por los que entrenan duro, es su nutrición; el cuerpo humano es como cualquier máquina de alto rendimiento que requiere de combustible de calidad para llevar a cabo su crecimiento.

  • Comer saludable no es lo suficientemente bueno; si se carga las calorías necesarias, tampoco es lo suficientemente bueno.
  • Las ganancias musculares se centran en “comer sano”, utilizando ingredientes interesantes, disponibles en la mejor tienda de nutrición del sur europeo, sin reducir los sabores y las calorías, y “comer justo”, los nutrientes adecuados para lograr el crecimiento muscular, que implica una alimentación y suplementación, sobre todo antes, durante y después de los entrenos.
  • El tipo de alimento también es fundamental; las proporciones de macronutrientes, los micronutrientes, y algunos compuestos naturales y herbales como un todo, es fundamental para reducir las posibilidades de fracaso. Además el herbolario es tan amplio que permite alejar las enfermedades, que son más proclives, durante los entrenos serios e intensos.
  • La comida extra, puede ser saludable o de trampa; en este plano, los nutricionistas aconsejan seguir un plan con una rutina específica, pero se puede salir del menú uno o dos días a la semana, con recetas que parecen chatarra, pero con ingredientes sanos, y formas de cocción como el uso de la parrilla o el horno, para evitar romper la dieta, y añadir más grasa corporal al cuerpo.
  • Si una persona es delgada y le cuesta subir de peso, necesita estimuladores de apetito y ganadores de peso, que son fundamentales para complementar la nutrición diaria; ahora bien, si una persona es robusta, necesita controlar ciertos antojos, usar algunos suplementos para reducir el apetito, y también quemar grasas por varias vías como aprovechar las carnes magras, las verduras, las salsas naturales, y las frutas.
  • Cuando se come, el ambiente tiene que ser coherente a los objetivos; la serenidad y la calma, así como el tiempo para masticar correctamente es fundamental para llegar al éxito.
  • El nuevo estilo de vida comienza en la cocina; entonces sería ideal aprender las recetas y hacerse a uno mismo de tiempo para utilizar la magia nutricional y acondicionar la dieta al estímulo personal de llegar a nuevas metas, para comer variado y mejor.

5- Escuchar al cuerpo para evolucionar

Con el tiempo, la experiencia nos hace observar que existen atletas experimentados que entrenan diferente y obtienen resultados similares; bueno, la respuesta está en que cada atleta es único y experimenta cambios diferentes, según estímulos diferentes.

  • Con los años, el atleta aprende a evolucionar con un estilo de entrenamiento basado en las necesidades; no se sigue una plantilla específica, sino más bien hacen cambios basados en la retroalimentación del cuerpo y los resultados que se van obteniendo, ya sea modificaciones en el volumen, los métodos de entreno, las repeticiones, los trucos, y por supuesto la dieta o la forma de suplementación.
  • En lugar de saltar de un programa a otro con el programa, para tener éxito, se debe satisfacer las necesidades físicas y mentales, y esto también implica disfrutar del entreno; algunos disfrutan del rest-pause, otros del entreno de alto volumen con repeticiones bajas, y así sucesivamente.
  • Cada uno de nosotros es un paquete fisiológico completamente único; contamos con diferentes patrones de sueño, demandas de trabajo diferentes, así como distintos niveles de estrés, habilidades de recuperación, estructuras óseas, etc. Es mucho mejor evolucionar con un entrenamiento que funciona, que tratar de hacerlo con uno que no funciona, pues esto hará que la mente se encuentre mejor y se enfoque en ayudar al cuerpo a lograr sus objetivos.
  • Siempre que se hagan cambios, debe haber una sobrecarga progresiva; si el nuevo método trae consigo retrasos, simplemente es ineficiente; hablamos de desarrollar metas, antes de ingresar a cualquier tipo de actividad relacionada al entreno, incluso las actividades complementarias como asistir a sesiones de masaje, spa, o el entretenimiento social.
  • La persona que entrena debe escuchar a su cuerpo, saber cuando parar y como seguir, y si se logra esto se maximizará las ganancias y minimizar las lesiones.