¿Las compañías de suplemento hacen trampa? (CHRIS SHUGART)

1

Es difícil de creer, pero el negocio de los suplementos nutricionales es tan poco honrado como algunas prácticas de la mafia. Sabemos que cuando piensas en los fabricantes de suplementos evocas una imagen limpia y altruista de empresas benefactoras, honestas e íntegras, compañías que sólo quieren ayudar a la gente a realizar sus sueños y…

¿A quién estamos engañando? La industria de los suplementos tiene una reputación horrible. Por desgracia es una industria llena de farsantes, aprovechados y estafadores.

Echa un vistazo a los escalafones altos de muchas compañías de suplementos y encontrarás más ex convictos y ex traficantes de drogas de los que puedas mantener a raya. Es una industria despiadada donde los competidores son considerados enemigos mortales y los consumidores son considerados imbéciles que pueden ser manipulados con promesas de grandes músculos y cinturas estrechas.

Por supuesto no todas las compañías de suplementos pertenecen a esa desagradable categoría. Existen algunas formadas por personas que no han estado en la cárcel, que respetan a quienes usan sus productos, y que rehúsan colocar un producto en el mercado a menos de que sea innovador, seguro y efectivo. Pero la verdad es que puedes contarlas con los dedos de la mano.

Vamos a hablar sobre los trucos sucios que se utilizan para vender productos basura a los consumidores ingenuos.

Truco sucio 1 – Soborno

Desafortunadamente, la industria de suplementos es culpable de lo mismo. Muchas compañías ofrecen un soborno a los empleados o vendedores de las tiendas de nutrición. Si el vendedor vende una botella de sus productos a algún friki, entonces recibe una cantidad de dinero previamente acordada.

¿Te has preguntado alguna vez por qué el vendedor saca de repente algún producto del que nunca has oído hablar y ensalza sus virtudes? Lo más posible es que esté tratando de engordar su bolsillo.

Esta práctica se ha extendido de tal modo que prácticamente todas las empresas de suplementos se han visto forzadas a ello, ofreciendo sobornos similares para poder competir con los otros productos en igualdad de condiciones.

Los consumidores informados no tienen que preocuparse de esto, pero el pobre novato saldrá de la tienda con una bolsa llena de compras inducidas por el soborno.

Truco sucio 2- Malabarismos en el etiquetado

La siguiente es una lista de ingredientes que podrías ver en multitud de sustitutos de comida:

SuperPro (mezcla única de concentrado de proteína de suero a partir de proteína de suero especialmente filtrada y con intercambio de iones, caseinato de calcio, aislado de proteína de leche, taurina, l-glutamina, caseinato de sodio, albúmina de huevo, y calcio alfa-ketoglutarato (AKG)).

Los novatos ven en la lista “SuperPro” y piensan que es alguna clase de proteína mágica super efectiva. No existe tal cosa.

No te sorprenderá saber que la FDA tiene leyes respecto al etiquetado, y una de ellas requiere que los fabricantes de alimentos enumeren los ingredientes por orden de cantidad. El ingrediente que aparece primero en la lista sería el predominante, y los ingredientes subsiguientes se enumerarían en orden descendente de peso. Si el producto contiene 100 gramos de la substancia mágica A, 50 gramos de la substancia mágica B, y 25 gramos de la substancia semi-mágica C, entonces la substancia A debería aparecer primera en la etiqueta, seguida por B y finalmente por C.

En virtud de esto, casi cualquier sustituto de comidas debería tener la maltodextrina como primer ingrediente, y como muchos de vosotros sabéis, la maltodextrina es un polvo de carbohidrato dulce y barato. Pero ningún consumidor querría comprar una bebida de proteína en la que la maltodextrina fuera el primer ingrediente ¿verdad?

Bueno, eso es fácil de sortear. Todo lo que necesitas es poner juntos un puñado de ingredientes, uno o más de los cuales podrían ser proteína, y registrar el nombre de la mezcla. Dale un nombre atractivo y mágico y entonces a ojos de la FDA la substancia tendrá su propia entidad. Entonces, naturalmente, la nueva mezcla mágica será la primera en la lista de ingredientes. Así es como surgieron cosas como el Metamyosin.

Lo mismo sucede con multitud de productos.

¿Es esto fraudulento? Tal vez no, pero tienes que admitir que al menos es un tanto engañoso, especialmente si van por ahí proclamando las cualidades mágicas de su proteína.

Truco sucio 3 – Usar ingredientes “ocultos”

No hay nada mágico en torno a los polvos de proteína y los sustitutos de comidas. Pero no muchas compañías tienen la integridad de decir “Mirad, estos productos son cómodos, saben bien y los ingredientes son de la más alta calidad. Pero al final, son solamente comida.”

No, en lugar de eso crean tal euforia que los novatos y los deficientes mentales piensan que tienen en sus manos esteroides con sabor a chocolate. Entonces ¿cómo los fabricantes tramposos consiguen prolongar esa euforia? Bueno, sabemos de algunos que añaden un ingrediente secreto al producto, uno no descrito en la etiqueta.

Un truco consiste en añadir un poco de creatina en la proteína en polvo. ¿Por qué harían esto? Simple. Pese a que la creatina puede ayudarte a largo plazo a construir músculo, una de las primeras cosas que ocurren es una gran retención de líquidos, que a veces permite que los usuarios ganen algunos kilos de agua en la primera semana de uso. De este modo los consumidores de la proteína piensan “Joder, he ganado un kilo en unos días gracias a este producto. Voy a ponerme enorme.”

Algunos quemadores de grasa, también añaden algún extra, normalmente un diurético. Aunque suelen indicarse en la etiqueta (como dicta la ley) apenas te explican por qué ingredientes como el diente de león, la damiana, la raíz de zarzaparrilla, las hojas de buchu, la gramilla, la seda de maíz, las hojas de uva de oso, o las bayas de enebro se agregan. Te lo diremos nosotros. Las añaden porque mearás algo de peso en agua durante la primera semana y creerás que estás perdiendo grasa.

Muchos de los llamados “quemagrasas” tópicos del mercado no son más que diuréticos locales, que proporcionan resultados temporales (si es que hay alguno). Puedes lograr el mismo efecto de pérdida local de agua utilizando Preparation-H (nota del traductor: es un medicamento antiinflamatorio que se emplea en el tratamiento de las hemorroides, y cuyos equivalentes en otros países se emplean también de manera clandestina para drenar retenciones locales) y un envoltorio de plástico, un viejo truco empleado por los culturistas antes de la competición.

También existen rumores de que muchos de los primeros sustitutos de comida, los “alimentos de diseño”, contenían algún tipo de substancia ilegal en los primeros lotes. Un infiltrado de esta industria al cual conocemos tiene pruebas de este tipo de engaños. Dispone de análisis de laboratorio que demuestran que se añadieron pequeñas dosis de un esteroide anabólico real al producto. Al obtener los consumidores pioneros resultados sorprendentes, se extendió la popularidad del nuevo producto “milagro”, y una industria entera emergió. La prueba fue, literalmente, engullida, y la droga no volvió a emplearse en lotes posteriores.

Truco sucio 4 – Escatimar los ingredientes activos

Hay muchos suplementos que funcionan, pero suelen tender a un precio alto. Los ingredientes brutos y el proceso de manufacturación son caros. Entonces ¿cómo hace una empresa deshonesta de suplementos (a veces sólo ignorante) para obtener beneficios? Fácil. Emplean sólo una pequeña cantidad del ingrediente activo, lo justo para que legalmente puedan incluirlo en la etiqueta, aunque no suficiente para que haga algo por el pobre tipo que lo comprará.

Esto comenzó con la creatina, lo que resulta estúpido por la que creatina ya es barata. Se descubrió que muchas marcas comerciales “sin nombre” estaban vendiendo cubos de nada más que azúcar y proteína de baja calidad asegurando que el producto contenía creatina. La tenía ¡pero tendrías que comerte el cubo entero para obtener 5 gramos!

Esta fue la tónica habitual, polvos que contenían un poco de prácticamente todo lo demás que había en los estantes. Por supuesto, no había suficiente de nada en particular para crear algún efecto en el consumidor, pero desde luego quedaba genial enumerar tantas cosas en la etiqueta ¿verdad?

Más recientemente, este truco sucio se ha realizado con el tribulus y con algunos de los productos de methoxy-isoflavonas del mercado. Claro que esos polvos contienen methoxy, pero no suficiente para ayudar a alguien a construir músculo (y por otro lado, el methoxy en polvo, sin un vehículo especial, no funciona adecuadamente). Aun así, hay muchos más consumidores que no leen atentamente las etiquetas que los que sí lo hacen, así que estos productos siguen en boga, al menos para los usuarios nuevos que no conocen nada mejor.

Truco sucio 5 – Usar ingredientes basura

Este se parece al truco sucio número 4, sólo que esta vez la empresa utiliza una cantidad adecuada del ingrediente correcto, eso sí, una versión menos efectiva y de peor calidad. Está sucediendo mucho ahora con los productos de tribulus. Se corre la voz sobre productos como Tribex-500 o similar de modo que otras compañías corren a crear sus propias versiones.

La cosa es que hay un mundo de diferencias entre el tribulus terrestris de calidad y la morralla usada por la mayoría de las empresas. Sin duda que pueden anunciar el tribulus en la etiqueta, pero el consumidor no obtendrá el producto óptimo. Es como escoger entre un Porsche 911 y un Ford Escort. Ambos tienen cuatro ruedas, un motor, puertas y esas cosas, y además ambos son coches ¿así qué cual es la diferencia? (¡Mucha!)

Este también es un truco soterrado empleado en el mercado de proteína en polvo y sustitutos de comidas. Lo siento, pero no hay forma de que obtengas ingredientes de calidad de esos sucios y baratos cubos de proteína. Es como el tipo de la esquina que te vende un “Rolex” por quince euros. No caigas en el engaño.

Truco sucio 6 – Trucos con la hormona de crecimiento

El problema es que no venden auténtica hormona de crecimiento. Venden lo que como mucho son secretagogos de la hormona de crecimiento. En realidad, el producto es tal vez un aminoácido como la arginina, que cuando se toma en grandes cantidades en un estómago vacío, puede causar un pico temporal de la hormona de crecimiento. Tendrías que duplicar este pico varias veces al día para tener algún efecto beneficioso.

Esto es comparable a vender un martillo como producto estimulador de la hormona de crecimiento. El dolor a veces provoca un aumento de la hormona de crecimiento, así que si te golpeas en la cabeza con el martillo, tendrás un aumento temporal de la hormona. Para apoyar la eficacia de su martillo como producto culturista o rejuvenecedor, la empresa se basa en investigaciones realizadas con la verdadera hormona de crecimiento.

Sólo el consumidor sin información ignora la verdad.

Las empresas homeopáticas están haciendo lo mismo, pero sus productos se basan en una teoría distinta. De acuerdo a la homeopatía estricta, un compuesto químico actúa sobre el cuerpo porque tiene una energía particular o resonancia que tiene un efecto específico. No es el compuesto en sí el que tiene el efecto, sino su energía vibratoria. Por lo tanto, en un intento de liberar esta energía y hacer el producto lo más efectivo posible, lo destilan con agua una y otra vez. Por ejemplo, ponen una parte de la substancia A en 10 partes de agua. Lo mezclan, y entonces ponen una parte de la mezcla en 100 partes de agua, y lo vuelven a mezclar.

La substancia original como tal se encuentra más y más diluida. De hecho, piensan que las medicinas más potentes no contienen moléculas de la substancia original; sólo la energía vibratoria química. Sí, lo sé, yo tampoco lo pillo.

En cualquier caso, emplear investigaciones realizadas con hormona de crecimiento auténtica para apoyar sus proclamas es completamente erróneo.

Truco sucio 7 Exceso de azúcar en algunos productos

Me entere que una gran compañía estaba vendiendo un ganador de peso que solo tenia calorías vacías de azúcar y que no aportaban nada a la hora de ganar músculos, solo grasa. Se imaginan el daño que hace a nivel de los que pueden ser propensos a tener diabetes, los picos de insulina que podrían disparar en estas personas que inconscientemente lo usan. Unido a una campaña de Marketing que dice que ganaras músculos limpios en 8 días, una trampa total y falsa.