Si hay un macronutriente que no se puede exagerar, es la proteína. Y si hay un tipo de proteína que no puede ir mal, es la carne. Porque a pesar de lo que su compañero de trabajo vegan hipster sigue diciendo, la proteína animal es el mejor alimento para la construcción y el mantenimiento de músculo, y es necesario para una vida larga y saludable. Pero ¿qué pasa con todos los estudios que a los veganos les gusta citar que muestran que la carne es “mala”? Miremos más de cerca.

1 – La carne causa inflamación debido a Neu5Gc!

¿Has oído hablar de Neu5Gc? Es una molécula de azúcar que se encuentra en la carne roja, y los humanos ya no la producen como lo hicieron hace 3 millones de años. Algunos médicos con base en plantas han comenzado a citarlo como un problema potencial que causa inflamación y cáncer. Dado que los seres humanos tienen anticuerpos Neu5Gc circulantes para él, su afirmación es que el Neu5Gc que consumimos de la carne muscular termina en nuestros tejidos, señalando un ataque de los anticuerpos en nuestra sangre y conduce a la inflamación crónica.

¿Posible? Tal vez. ¿Plausible? No. Si este fuera el caso, habríamos visto la inflamación crónica ser un problema antes de la revolución agrícola (“Paleo” veces) – que no lo hicimos. Y veríamos la inflamación aumentar cuando se consume más carne – lo que no lo hacemos. En ambos casos, en realidad vemos lo contrario.

Haga una pequeña búsqueda en PubMed y encontrará evidencia considerable de que reemplazar carbohidratos con carne roja reduce la inflamación. De hecho, aquellos que comen una dieta de carne roja dominante tienen marcadores inflamatorios similares a los que comen una dieta dominante de pescado, el alimento anti-inflamatorio final.

2 – ¡La carne causa inflamación debido al ácido araquidónico!

La otra fuente de inflamación de los productos de origen animal es el ácido araquidónico (AA). Esto es realmente divertido porque AA es una grasa omega-6 de cadena larga que se encuentra en la porción poliinsaturada de carne, la carne es apreciada por ser baja en grasa.

Más importante aún, cualquier AA aportado por la carne se entrega en un paquete bien equilibrado con la cadena larga de omega-3 – EPA y DHA. Esto significa que las concentraciones de tejido no son desproporcionadas hacia los efectos inflamatorios de AA como lo son después de consumir dosis pesadas de omega-6 poliinsaturado recto, que es típico del avoider de la carne que se basa en aceites vegetales y fuentes de proteínas no animales Nueces, semillas y leguminosas).

La cantidad de AA que obtenemos de la carne proporciona lo suficiente para beneficiar las membranas celulares y apoyar la respuesta inflamatoria sin ocupar el espacio omega-3 y crear un ambiente proinflamatorio. Y de manera realista, los altos niveles de AA y omega-3 promueven los niveles más bajos de inflamación y el nivel más alto de salud.

Esto es similar a nuestros antepasados ​​cazadores-recolectores que consumieron mucho más AA que nosotros y no experimentaron ninguna de las condiciones inflamatorias que vemos hoy. También es similar a la AA que se encuentra en la leche materna que está diseñada para ayudarnos a crecer y reparar cuando más lo necesitamos, no nos dejan crónicamente inflamados.

3 – El comer de la carne conduce a la enfermedad cardíaca!

La tercera pieza de la propaganda de PETA nos dirige a un estudio en la revista Nature. Ese estudio sugiere que el metabolismo del aminoácido L-carnitina a TMAO acelera la obstrucción arterial. Esto se suma a un estudio anterior publicado dos años antes en la misma revista que muestra que los altos niveles de TMAO equiparado a un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.

Afortunadamente, no es tan sencillo como suena. No hay necesidad de dejar caer el filete. El experimento inicial fue un estudio observacional de sólo seis personas (cinco comedores de carne, uno vegetariano) y el segundo estudio utilizó un suplemento de carnitina aislado en ratones.

Realista, TMAO es más elevado por los mariscos que la carne, y como un estudio en la revista Food Chemical Toxicology establece, la salud intestinal es un importante contribuyente a los niveles de TMAO. Lo que significa, incluso si TMAO aumento de la enfermedad cardíaca en los seres humanos (que no hay prueba de), parece muy probable que elevado TMAO en comedores de carne roja tiene más que ver con la salud del comedor y calidad alimentaria sesgo comúnmente ver con evidencia epidemiológica .

Si el exceso de TMAO es el resultado de una interrupción de la salud intestinal (lo que parece muy probable), entonces la alimentación rápida, el sofá de surf, la cerveza que bebe omnívoros saludables serían los candidatos perfectos.

4 – La carne le dará cáncer debido a HAS, PAHs y AGEs!

La mayoría de las investigaciones observacionales que tratan de vincular la carne con el cáncer es risible, no sólo porque no está cerca de demostrar que uno causa al otro (la correlación no es igual a la causalidad), sino porque se basa en un nivel extremo de sesgo. Esta investigación de mala calidad utiliza cuestionarios de frecuencia alimentaria para recolectar datos, no se ajusta a los sesgos del usuario saludable, y agrega coberturas de pizza y perritos calientes en la misma categoría que la carne de vacuno alimentada con pasto.

Además, para cada estudio que demuestre que la carne causa cáncer y enfermedades del corazón, hay tantos que no muestran asociación o muestran lo contrario, es decir, evitar la carne causa cáncer y enfermedades del corazón.

Dicho esto, la carne y el cáncer de investigación es posible que desee prestar atención a los estudios que miran cómo se cocina la carne. Las aminas heterocíclicas (AH) y los Hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) son dos compuestos formados cuando se carboniza la carne. Se ha demostrado que promueven el crecimiento del cáncer en varios estudios en animales.

Definitivamente no es nada para conseguir todos los doblados fuera de forma ya que parece que hay más HAP en verduras de carne cocida. Pero que esto sea una llamada de atención para usar calentamientos inferiores y prestar atención cuando estás barbacoa: no coma carne excesivamente carbonizada. Además, es posible que desee considerar marinar su carne unas horas antes de cocinar con ingredientes ácidos como el vinagre. Algunas pruebas sugieren que esta práctica puede reducir la formación de estos compuestos tóxicos casi por completo. (Más consejos AQUÍ.)

Los veganos también pueden afirmar que los AGE (productos finales de glicación avanzada) son un problema al cocinar carne, pero la investigación ha demostrado que los vegetarianos terminan con niveles más altos en su sangre. ¿Por qué? Es en gran medida porque la formación interna de AGE (a través de una dieta de mierda) son más de una preocupación que la ingestión y la absorción. También es porque la carne está llena de AGEs-inhibidores naturales como el aminoácido carnosina.

5 – La carne le dará cáncer debido a IGF-1!

Desde el infame Estudio de China – que más tarde se convirtió en un libro y un manifiesto para los veganos – se ha especulado en torno a los factores de crecimiento en las proteínas animales y su efecto sobre la progresión del cáncer.

El Dr. T Colin Campbell y sus súbditos de estudio (que eran ratones) tuvieron la vuelta de bola en la década de 1980 y los científicos han estado manteniendo un ojo crítico en IGF-1 desde entonces. Usted probablemente ha visto titulares como “carne y lácteos pueden ser tan perjudiciales para su salud como fumar!” Pero el mejor estudio realizado hasta la fecha se basó en una dieta de ratón que se parecía a esto:

  • Almidón de maíz (397 gramos)
  • Caseína (200 gramos)
  • Maltodextrina (132 gramos)
  • La sacarosa (100 gramos)
  • Aceite de soja (70 gramos)
  • La celulosa (50 gramos)

Los principales problemas? La caseína no tiene nada que ver con la carne, es casi imposible comer tanto queso (aunque sea un ratón), y el suero que previene el cáncer suele ser un trato con caseína.

El primer problema es este aislamiento poco realista de compuestos únicos sin una mentalidad de imagen grande. Si miramos lo que hace el IGF-1 para la salud a largo plazo: construcción ósea, mantenimiento muscular, elevación de la hormona y quema de grasa, está claro que elevarla debe ser una prioridad, junto con otras hormonas evitadoras de la obesidad que previenen la sarcopenia. Como la testosterona. La historia real es que la composición corporal tiene una asociación mucho mayor con el cáncer:

Chart 1
Chart 2

Incluso si ponemos nuestro límite de investigación y analizamos la evidencia que fija el IGF-1 al aumento del crecimiento del cáncer, vemos las mismas correlaciones observacionales que nos han estado alimentando durante años. Estos son argumentos que se pueden abordar fácilmente con una observación de nuestra propia – ¿por qué las tasas de cáncer se disparó como hemos comido considerablemente menos de productos lácteos?

Curiosamente, la evidencia reciente sugiere que toda esta restricción de calorías y proteínas para la longevidad puede tener más que ver con el equilibrio de aminoácidos. Los ratones que restringían el aminoácido metionina – que se encuentran en la carne, los productos lácteos y los huevos – vieron las mismas reducciones benéficas en el estrés oxidativo y la mortalidad sin reducción de calorías. Más importante aún, los ratones que complementan el aminoácido glicina (que se encuentran en los huesos, tejido conectivo y bits impares) experimentaron las mismas mejoras.

Así, incluso si la investigación del ratón es transferible a los seres humanos (cuestionable), cualquier beneficio potencial de prevención del cáncer de reducir la ingesta de proteínas tiene más que ver con comer todo el animal que con comer menos animales. Para aquellos que tienen problemas para comer cualquier cosa que no deshuesada, sin piel, pechos de pollo sin sabor, un poco de glicina podría ir un largo camino!

6 – La carne va a destruir el medio ambiente debido a la vaca Farts!

En caso de duda, jugar a la tarjeta de medio ambiente, hippies derecho? Esto es exactamente lo que hace Tofu del equipo, afirmando que las vacas producen el 18% de todos los gases de efecto invernadero y haciendo declaraciones como “la producción de carne crea más gases de efecto invernadero que todo el transporte en el mundo”.

Realista, los animales de pastoreo hacen más REDUCCIÓN de la contaminación que la creación. A diferencia de los trenes, los automóviles y los jets privados, los elitistas ambientales vuelan cuando dan sus discursos sobre el ahorro del planeta, las vacas contribuyen a la capacidad de los pastizales para absorber el carbono. Esto realmente ayuda a prevenir la liberación de óxido nitroso. El óxido nitroso es algo que los científicos creen que es mucho más perjudicial para el medio ambiente que las emisiones de carbono.

Además, cualquier evidencia imparcial sobre la contribución total del metano proveniente del ganado parece sugerir que este valor del 18% es más parecido al 3%. Y eso si estamos hablando de ganado convencionalmente criado e ignorar todo lo que los animales de pastoreo pueden devolver al medio ambiente, como su capacidad de enriquecer el suelo en lugar de destruirlo como monocultivos, y alimentar a la población mientras sobreviven con lluvia y pasto en lugar de Riego y maquinaria.

En otras palabras, la contaminación está aumentando, el agua está disminuyendo, y el suelo se está erosionando debido a los cultivos, no al ganado. Si te preocupas tanto por el medio ambiente, dejarías de comprar trigo, maíz y soya, y empezarías a apoyar las granjas locales con animales de pastoreo.

Referencias

  1. Hodgson JM, et al. 2007. Increased Lean Red Meat Intake Does Not Elevate Markers of Oxidative Stress and Inflammation in Humans. J Nutr 137(2):363-367.
  2. Navas-Carretero S, et al. 2009. An oily fish diet increases insulin sensitivity compared to a red meat diet in young iron-deficient women. Br J Nutr 102:546-553.
  3. Varki A. 2009. Multiple changes in sialic acid biology during human evolution. Glycoconjugate J 26(3):231-245.
  4. Padler-Karavani V, et al. 2008. Diversity in specificity, abundance, and composition of anti-Neu5Gc antibodies in normal humans: Potential implications for disease. Glycobiology 18(10):818-830.
  5. Tangvoranuntakul P, et al. 2003. Human uptake and incorporation of an immunogenic nonhuman dietary sialic acid. PNAS 100(21):12045-12050.
  6. Li D, et al. 1998. Contribution of meat fat to dietary arachidonic acid. Lipids 33(4):437-440.
  7. Taber L, et al. 1998. Assessment of the arachidonic acid content in foods commonly consumed in the American diet. Lipids 33(12):1151-1157.
  8. Sinclair AJ, et al. 1994. Diets rich in lean beef increase arachidonic acid and long-chain ω3 polyunsaturated fatty acid levels in plasma phospholipids. Lipids 29(5):337-343.
  9. Horrobin DF, et al. 2002. Eicosapentaenoic acid and arachidonic acid: collaboration and not antagonism is the key to biological understanding. PLEFA 66(1):83-90.
  10. Ferrucci L, et al. 2006. Relationship of Plasma Polyunsaturated Fatty Acids to Circulating Inflammatory Markers. J Clin Endocrinol Metab 91(2):439-446.
  11. Pischon T, et al. 2003. Habitual dietary intake of n-3 and n-6 fatty acids in relation to inflammatory markers among US men and women. Circulation 108(2):155-60.
  12. Kulpers RS, et al. 2010. Estimated macronutrient and fatty acid intakes from an East African Paleolithic diet. Br J Nutr 104(11):1666-87.
  13. Calder PC. 2007. Dietary arachidonic acid: harmful, harmless or helpful? Br J Nutr 98:451-453.
  14. Koeth RA, et al. 2013. Intestinal microbiota metabolism of L-carnitine, a nutrient in red meat, promotes atherosclerosis. Nat Med 19(5):576-85.
  15. Wang Z, et al. 2011. Gut flora metabolism of phosphatidylcholine promotes cardiovascular disease. Nature 472(7341):57-63.
  16. Zhang AQ, et al. 1999. Dietary precursors of trimethylamine in man: a pilot study. Food Chem Toxicol 37(5):515-20.
  17. Alexander DD, and Cushing CA. 2011. Red meat and colorectal cancer: a critical summary of prospective epidemiologic studies. Obes Rev 12(5):e472-93.
  18. Kabat GC, et al. 2007. A cohort study of dietary iron and heme iron intake and risk of colorectal cancer in women. Br J Cancer 97(1):118-22.
  19. Lin J, et al. 2004. Dietary Fat and Fatty Acids and Risk of Colorectal Cancer in Women. Am J Epidemiol 160(1):1011-1022.
  20. Siri-Tarino PW, et al. 2010. Meta-analysis of prospective cohort studies evaluating the association of saturated fat with cardiovascular disease. Am J Clin Nutr 91(3):535-546.
  21. Sugimura T, et al. 2004. Heterocyclic amines: Mutagens/carcinogens produced during cooking of meat and fish. Cancer Science 95(4):290-299.
  22. Skog KI, et al. 1998. Carcinogenic Heterocyclic Amines in Model Systems and Cooked Foods: A Review on Formation, Occurrence and Intake. Food Chem Toxicol 36(9-10):879-996.
  23. Phillips DH. 1999. Polycyclic aromatic hydrocarbons in the diet. Gen Toxicol Environ Mutagen 443(1-2):139-147.
  24. Uribarri J, et al. 2010. Advanced Glycation End Products in Foods and a Practical Guide to Their Reduction in the Diet. J Amer Diet Assoc 110(6):911-916.
  25. Sebekova K, et al. 2001. Plasma levels of advanced glycation end products in healthy, long-term vegetarians and subjects on a western mixed diet. Eur J Nutr 40(6):275-281.
  26. Semba RD, et al. 2014. Dietary Intake of Advanced Glycation End Products Did Not Affect Endothelial Function and Inflammation in Healthy Adults in a Randomized Controlled Trial. J Nutr 144(7):1037-1042.
  27. Hipkiss AR. 1998. Carnosine, a protective, anti-ageing peptide? Int J Biochem Cell Biol 30(8):863-868.
  28. Hipkiss AR. 2005. Glycation, ageing and carnosine: Are carnivorous diets beneficial? Mech Aging Dev 126(10):1034-1039.
  29. Levine ME, et al. 2014. Low Protein Intake Is Associated with a Major Reduction in IGF-1, Cancer, and Overall Mortality in the 65 and Younger but Not Older Population. Cell Metab 19(3):p407-17.
  30. Hakkak R, et al. 2001. Dietary whey protein protects against azoxymethane-induced colon tumors in male rats. Cancer Epidem Biom Prev 10(5):555-8.
  31. Campbell TC, and Appleton BS. 1983. Effect of high and low dietary protein on the dosing and postdosing periods of aflatoxin B1-induced hepatic preneoplastic lesion development in the rat. Cancer Res 43(5):2150-4.
  32. Calle EE, et al. 2003. Overweight, Obesity, and Mortality from Cancer in a Prospectively Studied Cohort of U.S. Adults. N Engl J Med 348:1625-1638.
  33. Samani AA, et al. 2006. The Role of the IGF System in Cancer Growth and Metastasis: Overview and Recent Insights. Endocr Rev 28(1):20-47.
  34. Hankinson SE, et al. 1998. Circulating concentrations of insulin-like growth factor I and risk of breast cancer. Lancet 351(9113):1393-1396.
  35. Lopez-Torres M, and Barja G. 2008. Lowered methionine ingestion as responsible for the decrease in rodent mitochondrial oxidative stress in protein and dietary restriction possible implications for humans. Biochim Biophys Acta 1780(11):1337-1347.
  36. Miller RA, et al. 2005. Methionine-deficient diet extends mouse lifespan, slows immune and lens aging, alters glucose, T4, IGF-I and insulin levels, and increases hepatocyte MIF levels and stress resistance. Aging Cell 4(3):119-125.
  37. Brind J, et al. 2011. Dietary glycine supplementation mimics lifespan extension by dietary methionine restriction in Fisher 344 rats. FASEB 25(1):528.2.
  38. Garnett T. 2009. Livestock-related greenhouse gas emissions: impacts and options for policy makers. Envir Sci Pol 12(4):491-503.
  39. Wolf B, et al. 2010. Grazing-induced reduction of natural nitrous oxide release from continental steppe. Nature 464, 881-884.
  40. Pitesky ME, et al. 2009. Chapter 1 – Clearing the Air: Livestock’s Contribution to Climate Change. Adv Agronomy 103:1-40.
  41. Pelletier N, et al. 2010. Comparative life cycle environmental impacts of three beef production strategies in the Upper Midwestern United States. Agr Systems 103(6):380-389.
  42. Subak S. 1999. Global environmental costs of beef production. Ecol Econ 30(1):79-91.
  43. Gussow JD. 1994. Ecology and vegetarian considerations: does environmental responsibility demand the elimination of livestock? Am J Clin Nutr 59(5):1110S-1116S.
  44. Weber KT, and Gokhale BS. 2011. Effect of grazing on soil-water content in semiarid rangelands of southeast Idaho. J Arid Envir 75(5):464-470.