La diferencias básicas entre culturismo y fitness

1

Los conceptos de culturismo y fitness se confunden en muchas ocasiones a pesar de tener marcadas diferencias, vamos a destacar siete de los principales puntos que separan estos dos deportes tan  similares:

  • Hace años el fitness era sinónimo de mantener el cuerpo sano, en forma, funcional y estético. Se trataban de mejorar las siguientes capacidades: tonificación, flexibilidad, resistencia cardiovascular, fuerza  y resistencia muscular, constitución física, agilidad, equilibrio y velocidad y no se buscaba necesariamente un gran aumento de la masa muscular. Hoy en día el fitness está más ligado al culturismo y existe una estrecha línea que los separa, se podría decir que es un culturismo menos extremo, más moderado, menos masivo…
  • El fitness es para aquellas personas que sobre todo quieren perder grasa corporal sin ganar un volumen excesivo de musculatura, aunque puede depender de cada caso. Este deporte está más orientado en conseguir la combinación perfecta entre tamaño, peso, estética y funcionalidad mientras que el culturismo se centra más en conseguir una definición y un volumen de músculos extremos en simetría sacrificando como mínimo un porcentaje de funcionalidad. Por lo general los hombres deberán perder grasa corporal hasta llegar a un 8-6% como mínimo y un 10-12% como mínimo en el caso de las mujeres.
  • El culturismo lo realizan aquellas personas que quieren aumentar su masa corporal de forma muy considerable, manteniendo sus niveles de grasa corporal por debajo del 10%, pero en algunos casos se puede llegar al 2-4% en competiciones profesionales de alto nivel.
  • El entrenamiento fitness tiene como objetivo el desarrollo integral de todas las cualidades físicas del sujeto: un entrenamiento cardiovascular para desarrollar la resistencia aeróbica, un entrenamiento con cargas para potenciar el sistema muscular y ejercicios que potencien la flexibilidad corporal; todo ello acompañado de una alimentación correcta y equilibrada. Si es necesario, tomando la suplementación apropiada en cada caso particular. Lo detallado anteriormente permite a la persona mejorar su resistencia cardiovascular, su flexibilidad, su fuerza y resistencia muscular, aporta más agilidad y equilibrio, velocidad, tonificación, y mejora la constitución física, proporcionando longevidad, calidad de vida y belleza.
  • Debido a que en culturismo se busca una masividad extrema son comunes los periodos más largos de volumen, el consumo de cantidades mucho más altas de calorías y proteínas para mantener y desarrollar aún más esa masa muscular, además es frecuente el consumo de fármacos (esteroides androgénicos y anabólicos, HGH, insulina, metformina, SERM, DNP, etc.) en dosis habitualmente altas y ciclos largos, incluso en los niveles profesionales más altos, prácticamente durante todo el año. Esto también sucede en el fitness y en otros deportes, aunque en culturismo se ve bastante acentuado. Sin embargo, existen igualmente competiciones naturales de culturismo y fitness, donde existen controles antidopaje; siendo algunas federaciones más estrictas que otras, realizándose controles sólo precompetición o durante todo el año.
  • El peso de un cuerpo fitness suele estar entre 70 y 85 kilogramos definidos para una persona de talla media.
  • En cambio, el peso de un cuerpo culturista suele estar entre los 90 y 105 kilogramos definidos para una persona de talla media.

Autor:Pablo Padrón
Fuente:realfitness.es

Leave a Reply