Errores que cometemos al finalizar el entrenamiento

1

El pre y post entrenamiento son tan importantes como el propio entrenamiento, pues de estos dependerá en gran medida poder desempeñar de forma exitosa nuestro entrenamiento, así como la recuperación de nuestro cuerpo y no menos importante, obtener buenos resultados para lograr nuestros objetivos propuestos. En este artículo mostramos algunos fallos que se suelen cometer con frecuencia al finalizar nuestro entrenamiento.

Por supuesto, debemos evitar a toda costa los siguientes errores o fallos si queremos finalizar con éxito nuestro entrenamiento, prevenir lesiones, mejorar la recuperación post esfuerzo y cuidar nuestro cuerpo para futuras actividades:

  1. No estirar ni volver a la calma: el estiramiento mejorará la recuperación y evitará las agujetas posteriores, mientras que es importante la vuelta a la calma de forma progresiva para no detener de golpe sino ir disminuyendo el ritmo cardíaco paulatinamente.
  2. No beber líquidos: todos sabemos que la hidratación es fundamental antes, durante y después de un esfuerzo físico continuado para favorecer la irrigación sanguínea y sobre todo, para recuperar el agua y electrolitos perdidos durante el entreno.
  3. Premiarse comiendo dulces: si al acabar el entreno decides que es momento de comer un pastel o golosina te estarás equivocando, pues con una golosina sólo obtendrás azúcar y poco más, tu cuerpo necesita hidratos de carbono pero además, proteínas, vitaminas y minerales que alimenten de forma completa al organismo. Por lo que sería recomendable el clásico batido de proteína de suero de leche con hidratos de carbono complejos de asimilación rápida (papillas de 8 cereales, amilopectina, vitargo, maltodextrina…), combinados si se desea con un plátano, dátiles y otras frutas ricas en azúcares rápidos.
  4. Conservar la ropa sudada durante mucho tiempo: este es un fallo muy frecuente que puede acabar humedeciendo la piel e incrementando la posibilidad de que se desarrollen hongos, rebotes de acné, prurito y demás, así como de contraer un resfriado debido a que la ropa húmeda se puede ir enfriando y bajará nuestra temperatura corporal aún más. Lo ideal es cambiar la ropa sudada al terminar de entrenar.
  5. No abrigarse al salir del gimnasio: muchas veces salimos del gimnasio sin abrigarnos y este cambio de temperatura puede ser fatal para nuestro organismo, podemos pillar fácilmente un resfriado, en otros casos en los que se entrene al aire libre debemos también abrigarnos si es necesario (la temperatura ambiente es bastante baja o hay corrientes de aire  fuertes).

No olvides que el antes y el después también forman parte de un entrenamiento correcto y necesitan ser tenidos bien en cuenta. Por lo tanto, evita cometer estos errores y obtendrás mayores y mejores resultados.

Fuente: realfitness.es