1. Asuma una posición de flexión con las mancuernas debajo de los hombros y los brazos bloqueados. Esta posición de articulación apilada prepara el escenario para obtener resultados óptimos.
  2. Mantenga las caderas niveladas, no con el aguafiestas hacia el cielo o con la espalda arqueada. Extiende tus pies un poco más ancho que el ancho de tus hombros. Una base más amplia te ayuda a evitar la rotación. A medida que avance, puede acercar los pies, siempre que pueda evitar que las caderas y la columna giren.
  3. Realice un push-up completo. Meta los codos a aproximadamente 45 grados, formando una “V” con su torso y brazos.
  4. Después del push-up, rema una mancuerna hacia tu cadera mientras empujas la mancuerna que no funciona y tus dedos de los pies hacia el suelo. Esto servirá como una señal para evitar que los dedos de los pies salgan del piso y lo ayudará a estabilizarse y evitar la rotación.
  5. Remar lentamente y evitar que sus caderas giren. Si no puede controlar la rotación, está usando demasiado peso o yendo demasiado rápido.
  6. Regrese la mancuerna al piso, repita en el lado opuesto. Esa es una repetición completa.