Lo mejor de las sentadillas con pausa es que puede variar la longitud, la ubicación y el número de pausas, y si tomar las pausas durante la parte concéntrica (elevación) o excéntrica (bajada) del movimiento.

Las sentadillas en pausa ayudarán a reforzar un buen posicionamiento y proporcionarán tiempo adicional bajo tensión: un ganar-ganar.