¿Cómo optimizar la producción de testosterona?

como-aumentar-la-testosterona-naturalmente1

La optimización de la secreción de testosterona es especialmente importante para los culturistas naturales y para todos los atletas aficionados a este hermoso deporte; el entreno adecuado puede aumentar la secreción, mientras que el sobre-entreno la reducirá a niveles muy bajos cerca de cero. Una sesión en cuclillas pesada intensa puede aumentar su secreción de testosterona por varios días, sin embargo no garantiza un crecimiento muscular rápido; la forma en que los músculos “aceptan” la hormona testosterona es al menos tan importante como la cantidad que el sistema tiene.

La pregunta es si ¿ es posible a través de un entreno maximizar el impacto de la testosterona en los músculos ?, y para ello tenemos que observar como funcionan los receptores de testosterona.

La testosterona y sus receptores musculares

Varias publicaciones de culturismo han presentado recientemente artículos que indican que a medida que el nivel de andrógenos aumenta, también lo hace el nivel de receptores de testosterona en los músculos. En otras palabras, la testosterona puede ser capaz de regular un máximo de sus propios receptores en los músculos; es decir, que cuanto más receptores de testosterona se tenga, más testosterona anabólica habrá.

El resultado de este razonamiento es da licencia para todo tipo de excesos; los culturistas naturales, que tienen un suministro modesto de testosterona, serían, según la teoría, tendrán un número limitado de receptores de testosterona, y la conclusión podría ser que van a ser incapaces de acumular una cantidad significativa de músculos si permanecen libres de drogas pudiendo estar limitados por la propia testosterona en la sangre, como el impacto limitado de ésta en los músculos, debido a un número menos óptimos de sus receptores.

Usando esta lógica, muchos empiezan a usar esteroides, o están condenados a quedarse con lo que tienen; supuestamente es la razón para tomar más anabólicos, pero hay más receptores. La buena noticia es que la teoría es errónea, por no mencionar que es peligrosa y contraria a la realidad.

En primer lugar, si la teoría fuera cierta, las personas sedentarias que usan los andrógenos, para la anticoncepción, por ejemplo, se convertirían en enormes; la testosterona adicional podría aumentar el número de receptores de testosterona y el efecto anabólico de la testosterona se haría cada vez más fuerte. En realidad, las personas no entrenadas que usan esteroides han tenido un crecimiento muscular muy limitado, volviéndose inmunes a los efectos anabólicos de la testosterona; eso no suena como regulación de andrógenos ¿ verdad ?

Digamos que lo anterior ocurre porque la gente no utiliza suficientes andrógenos; después de todo, los mayores usuarios de esteroides se encuentran entre los culturistas, haciendo que los andrógenos provocarían que sus propios receptores se multiplicaran y se hagan más potentes con el paso del tiempo. Si los receptores de andrógenos estaban verdaderamente regulados de esa manera, los usuarios de esteroides conseguirían sus mejores ganancias al final de un ciclo, no al principio, y los culturistas profesionales conseguirían mucho más fuera de sus ciclos que los novatos.

El problema es que las mejores ganancias de esteroides se ven en los primeros ciclos, y cuanto más tiempo un tratamiento dura, más usuarios están obligados a tomar drogas para compensar la pérdida de potencia. Además, esa es la razón por la que se hacen los ciclos en el primer lugar; el tiempo libre se supone que permite que los músculos recuperen su capacidad de respuesta natural de testosterona.

Siguiendo la teoría, no habría necesidad de entrenos; como se aumentaron las dosis, los efectos anabólicos mejorarían, y de hecho, los usuarios de drogas estarían completamente locos para seguir entrenando durante un ciclo cuando los esteroides harían la mayor parte del trabajo. La regulación de andrógenos se llevaría a cabo en cada músculo, y no solo en los músculos ejercitados, y en consecuencia, un usuario de anabólicos que solo entrenase brazos, vería como crecería sus gemelos, pero este no es el caso en la realidad, incluso entre los profesionales.

No tenemos que seguir demostrando que la teoría es simplemente estúpida, y que se refuta a diario por las experiencias de los culturistas que utilizan anabólicos, así como por la investigación científica. El hecho es que los niveles excesivos de andrógenos inducen a una rápida pérdida de receptores de testosterona muscular; no hay absolutamente ningún aumento porque los músculos combaten el exceso e se inmunizan contra los andrógenos, que es la razón por el cual, los esteroides se vuelven menos potentes a medida que pasa el tiempo.

El punto clave a recordar es que sólo los músculos entrenados se hacen más grandes; el crecimiento se determina por las numerosas alteraciones locales causadas por contracciones musculares, y no es un factor de circulación sistémica. Mientras que esta discusión puede parecer muy alejada del culturismo natural, tiene implicaciones importantes para todos los que entrenan porque como se sugirió anteriormente, si la teoría de la regulación de los receptores de testosterona fuera verdad, no habría manera de que un culturista natural, podría ser gigante.

La testosterona y el entreno

Obviamente, la testosterona es una hormona que hace crecer el músculo, y el cuerpo va a utilizar todas las hormonas anabólicas a su disposición para responder a la formación muscular, por lo tanto, el entreno tiene un impacto significativo sobre la testosterona, que puede ocurrir en una de dos maneras.

  • Si el entreno es intenso y breve eleva la testosterona, pero nunca a los niveles deseados, pero si se entrena mucho, sus niveles decaen; podría parecer como un elemento de efectos secundarios, por ello se necesita de un entreno adecuado para aumentar la secreción hormonal, pero no en cantidades excesivas. Una solución al dilema es estimular solo el grupo muscular objetivo, lo que permitiría inundarlos con testosterona, mientras los otros órganos estarían expuestos a un nivel de testosterona normal; desafortunadamente la testosterona no es una hormona paracrina o autocrina, y al ser endocrina solo los testículos (u ovarios) y las glándulas suprarrenales pueden hacerlo.
  • La otra forma de hacerlo es que en lugar de aumentar el nivel de testosterona significativamente, el entreno aumentará la sensibilidad a la testosterona de los músculos entrenados; en otras palabras, el entreno adecuado puede forzar a los músculos estimulados a absorver toda la testosterona en la sangre, simplemente aumentando el número de receptores de testosterona en el músculo que se entrena y como resultado se multiplicarán los efectos hormonales.

Eso nos lleva a la pregunta del millón, ¿ como aumentar el número de receptores de testosterona ?, habiendo mucho que decir sobre este tema, pero aquí solo citaremos algunos aspectos vinculantes.

Los receptores de testosterona y las repeticiones negativas

Parece claro que el entrenamiento negativo acentuado disminuye la sensibilidad de los músculos a la testosterona, por lo menos a corto plazo; así, mientras que el tipo de entreno disparará los factores anabólicos como el factor de crecimiento de fibroblastos, el factor de crecimiento similar a la insulina 1 y las células satélite, también reducirá el impacto del anabolismo de la testosterona. Pocos días después de producirse el daño en el tejido muscular, se incrementará el número de receptores de testosterona; sin embargo, en algunos días, la testosterona perderá sus efectos sobre los músculos, habiendo tres razones del porqué pasa esto.

  • La destrucción de los receptores de testosterona.
  • La inactivación de los receptores, que no responden a las señales que se envían a ellos nunca más.
  • Un poco de ambos efectos; esto retrasará la recuperación muscular, proporcionando otra razón para evitar hacer repeticiones negativas puras con demasiada frecuencia en el mismo músculo.

Los receptores de testosterona y las repeticiones positivas

Las repeticiones positivas tendrán los efectos más beneficiosos sobre la proliferación de los receptores de testosterona en el músculo entrenado; el gran problema es que a pesar de que el entreno de un músculo en concreto aumente los receptores, de hecho, aumenta su número, también provocará una disminución en el nivel de testosterona. Así que nos enfrentamos a una disyuntiva ineludible; el entreno suficiente para aumentar el número de receptores de testosterona sin exagerar, hace que el nivel de testosterona colapse, ¿ como se equilbran las cosas ?

Tomando anabólicos no se resuelve el problema; los usuarios de anabolizantes sin duda tienen niveles elevados de andrógenos, pero tienen muy pocos receptores de testosterona en sus músculos; si pudieran combinar las dos condiciones, no les tomaría más de un año para adquirir un físico del calibre del MR Olympia, pero la paradoja es que hay un montón de receptores pero no suficiente testosterona, por lo tanto, el entreno se orienta a restaurar el nivel de la hormona primero, y luego regular los receptores.

Los usuarios de anabolizantes, por otro lado, tienen más andrógenos de los que necesitan, por lo que su entreno debe estar orientado exclusivamente a la reapertura de los receptores de testosterona; los que usan drogas sintéticas no temen a una reducción del nivel de testosterona, ya que la controlan artificialmente y esto tiene una consecuencia importante en sus cuerpos, aunque los que entrenan naturalmente tienen el mismo objetivo general para construir músculos, pero diferentes formas de entrenar, que se oponen diametralmente.

Un grupo necesita más testosterona, el otro necesita más receptores; cada grupo necesita lo que el otro tiene, siendo la razón de que el primer ciclo de anabólicos tiene un mayor efecto; es la única vez que hay simultáneamente un montón de receptores y hormonas, así, hay una conclusión obvia que sirve para los atletas naturales, incluido los culturistas profesionales que están empezando a observar el poder de sus cuerpos y el uso de suplementos naturales en sustitución a las drogas sintéticas.

Consejos para entrenar y gestionar los receptores de testosterona

Para saber como estimular el aumento de la testosterona y sus receptores deberíamos tomar en cuenta como entrenar y que hacer en cada caso.

En los entrenamientos en los que no lo hacen repeticiones negativas;

  • Aumentar el nivel de testosterona una vez por semana
  • Entrenar pesado con pocas repeticiones
  • Hacer sesiones breves; no es necesario tener sesiones de 10 ejercicios diferentes por músculo
  • Entrenar con poca frecuencia.

En los entrenamientos en los que realizan repeticiones negativas;

  • No hacer movimientos excéntricos (negativos) más de dos veces al mes por grupo muscular
  • No trabajar mucho en cualquier sesión; planificar primero con un profesional
  • No dudar en espaciar las sesiones basadas en repeticiones negativas, con los entrenos de pesos más ligeros y series largas

Conclusión: Cambiar tus entrenamientos a menudo, menos carga de ejercicios y menos repeticiones.

Fuentes

  1. Ill Pump Research: Increasing testosterone 
  2. MASmusculto TV, Raúl Carrasco: elevando la testosterona