¿Cómo hacer pequeñas variaciones en la rutina de ejercicios?

1

Seguro que en más de una ocasión nos hemos sentido estancados en las rutinas de entrenamiento. Es cierto que esto suele sucedernos a la mayoría de los que llevamos mucho tiempo entrenando, por eso en este post vamos a recomendar algunas ligeras variaciones en los entrenamientos para hacer que nuestro cuerpo varíe su rutina habitual.

Seguro que todos estamos pensando en las clásicas variaciones de ejercicios o de la intensidad de los mismos, pero no siempre el estancamiento es debido a esto, sino que simplemente con incluir un ligero cambio a la rutina habitual nos servirá para aumentar la intensidad y cambiar el ángulo de entrenamiento.

Alargar el recorrido y ralentizarlo

Una buena manera de mejorar la intensidad de los ejercicios es alargando un poco el recorrido. Es decir, no es necesario que inventemos cosas raras o posturas diferentes y forzadas que nos pongan en riesgo, sino que simplemente podemos aumentar la intensidad en los músculos trabajados alargando el recorrido habitual. Por ejemplo, a la hora de hacer bíceps podemos girar la mano hacia el bíceps al finalizar el recorrido. Esto no permitirá mantener la tensión muscular por unos segundos más e incrementar el efecto.

Algo similar será realizar los ejercicios más lentamente y concentrando más en la parte trabajada. No es necesario aumentar las cargas ni nada por el estilo, sino que simplemente nos servirá con realizar las elevaciones y los descensos lentamente, como si estuviésemos frenando el movimiento.

Atención a los pies

Los pies suelen ser un punto de apoyo en determinados ejercicios como el press de banda para pectoral. En estos casos nos sirven de ayuda y parte de la tensión se va por esta parte del cuerpo. Para aumentar la intensidad y concentrar en los músculos trabajados podemos elevar las piernas y así toda la tensión se concentrará en el pectoral, haciendo que la intensidad de entrenamiento y los resultados sean mayores.

Aislas los músculos

Aumentar el aislamiento muscular también puede ser una buena manera de incidir más en los músculos trabajados. Para ello podemos optar por ayudarnos de un banco en algunos ejercicios como los press de bíceps, tríceps u hombro que solemos hacer de pie. En vez de colocarnos de esta manera lo haremos sentados en un banco. Con ello evitaremos el balanceo de la espalda y concentraremos al máximo la tensión en la parte trabajada.

Es importante que siempre respetemos el movimiento de cada ejercicio y no cometamos errores que a la larga pueden acabar por viciar nuestra postura y hacernos daño. Seguro que cada uno de vosotros tiene algún que otro truco para mejorar sus entrenamientos. Por ello os invitamos a que los expongamos en los comentarios para entre todos conseguir mejorar al máximo los entrenamientos.