¿cómo bajar de peso sin dieta?

Trucos para bajar de peso

1

Diluye los jugos: Los jugos de frutas tienen el azúcar natural y el azúcar que se le agrega para darle un sabor más dulce. Incluso aunque sean jugos naturales vienen cargados con algunas calorías. Lo que puedes hacer es servirte medio vaso de jugo y después llenar la otra mitad con agua natural.

Siempre lee las etiquetas de los alimentos que compras: Es importante que leas la información nutricional de los alimentos o dulces que consumes. Es decir, en muchas ocasiones los productos dicen “tan solo 200 calorías”, pero vienen 2 o más chocolates. Generalmente esto quiere decir que son 200 calorías por chocolate, no por todo lo que viene en el envoltorio.
Si no tienes perro consigue uno: ¿Para qué? Bueno, tener un perro es una excelente razón para salir a caminar 3 veces al día, o al menos 1 vez al día. Caminar es una estupenda manera de quemar algunas calorías.

Haz la limpieza: Cuando barres, trapeas y ordenas cosas de tu casa o habitación estas en constante movimiento, agachándote, cargando cosas, etc…. Aunque te tardes 15 o 20 minutos, son minutos que estás en movimiento y quemando calorías.

Prepara aguas con stevia: Lo mejor que puedes hacer si tienes ganas de tomar algo de sabor es hacerte un agua de limón con stevia. Aunque puedes usar otras frutas, el limón no aporta calorías pero si aporta vitaminas, minerales y antioxidantes. Además de que altera un 3% nuestro metabolismo para tener un mejor funcionamiento.

Olvídate de los refrescos carbonatados: Coca-cola, Pepsi, o cualquier otro refresco carbonatado tiene que estar prohibido sin importar si es la versión de dieta o no. Además de que vienen cargados de azucares, contienen una gran cantidad de sustancias y químicos que no hacen más que dañar tu organismo.

Pon algo de música: Si estas o vas algo con música, es mejor que lo hagas con música que te ponga de buenas y prácticamente te obligue a mover tu cuerpo. Esta es una estupenda manera de aumentar el número de calorías que quemamos durante un día.
Mantente inspirado: Puedes poner algunos post-it en algunos lugares específicos de tu hogar para recordarte la meta que te has puesto. Esto es muy importante, ya que cuando nos desmortivamos generalmente terminamos por olvidarnos de nuestra meta. Como cuando comenzamos a ir al gimnasio y después de unas semanas nos desmotivamos y dejamos de ir. Esta es una de las principales causas por las que no conseguimos el objetivo de bajar de peso.

Reduce la grasa de los alimentos con una servilleta: Esto es algo muy común y seguramente has visto a alguien haciéndolo. Generalmente se pone una servilleta debajo de los alimentos fritos para que la servilleta absorba la grasa, pero también puedes pasar una servilleta por encima de los alimentos grasosos para que la cantidad de grasa que comas sea mucho menor. La servilleta puede llegar a absorber hasta una cuchara de grasa.

La carne por el pescado: Un gran consejo es cambiar en algunas ocasiones la carne por el pescado. Hay una gran variedad de pescados y distintas formas de prepararlos, así no te aburrirás de la misma dieta siempre. El pescado contiene Omega 3, vitaminas, minerales y nutrientes que te ayudara tener una dieta saludable y a la combustión de calorías. Incluir pescado en una dieta puede hacer que quemes un 20% más de calorías todos los días.

Un mayor volumen de alimentos: Es muy importante que recuerdes que las calorías y los carbohidratos no son lo que te llenan, sino el volumen de la comida. Es decir, puedes comer grandes cantidades de alimentos bajos en calorías y que sean saludables.

Es mejor una sopa de verduras que una crema de verduras: Con esto quiero decir que es mejor que te preparas una sopa con verduras y dejes grandes trozos de estas a que las hagas crema, ya que al tener que masticar en la sopa crea una mejor sensación de saciedad, haciendo que te sientas lleno más rápido gracias a que estas masticando alimentos.

Penalizaciones: ¿Tienes ganas irresistibles de un dulce o un postre? Bueno, puedes intentar penalizarte, es decir, antes de abrir el chocolate comienza a hacer 10 lagartijas, sentadillas, pesas, etc… Al comenzar a hacer ejercicio además de distraerte te motivaras, por lo que quemaras calorías, ejercitaras tus músculos y probablemente ya no te comas el chocolate.

Huele bien los postres y saboréalos: Si ya no aguantas las ganas de comer un pastel, lo que puedes hacer para no comer una gran porción del mismo es olerlo bien, disfrutarlo, enfocarte en su aroma, después, al colocar una porción en tu boca saboréala lo más que puedas y disfrútalo. De esta forma es más probable que al terminar esa porción no quieras más.
Cuando salgas a trotar has sprints en intervalos: Esta más que comprobado que cambiar la intensidad de cualquier ejercicio hace que nuestro cuerpo queme más calorías y trabaje más los músculos que cuando hacemos el ejercicio a un mismo ritmo. Por ejemplo, si sales a correr 20 minutos todos los días, puedes dar una vuelta más rápido cada cinco minutos, o al menos en tu última vuelta.

Mira una película o serie de terror: ¿Eres de las personas que comen antes de irse a dormir por las noches? Algo que puedes hacer es mirar una película o una serie de terror o suspenso antes de ir a dormir, ya que a diferencia de cuando estamos felices o enojados, cuando se está tenso o asustado el apetito desaparece, por lo que no tendrás ganas de comer después de la película.

Mírate en un espejo mientras comes: Lo sé, esto suena extremadamente raro y en realidad lo es. Pero se ha comprobado que cuando las personas se ven comer consumen entre un 20% y 33% menos de alimentos.

Usa menos la tecnología: Con esto me refiero a toda la tecnología que hace que nos movamos menos. En lugar de usar el control de la tele te puedes parar y cambiar el canal tú mismo o darle play al DVD. No uses las escaleras eléctricas cuando lo puedas evitar, en lugar de usar el microondas cocina todos tus alimentos en el sartén, etc… Estas pequeñas comodidades que nos da tecnología pueden hacer que no quememos hasta 200 calorías al día.

Sirve en tu plato porciones pequeñas de alimentos: Un gran número de personas están educadas para acabarse absolutamente todo lo que hay en el plato, además de que son de gran apetito. Si como yo eres una de esas personas, no comiences por servirte una gran porción de comida en el plato, ya que seguramente te terminaras todo, mejor sírvete una porción moderada, acábatela y analiza si en realidad necesitas servirte más o si solo es la gula.

No eches chorros de aceite: Aunque sea aceite de oliva o cualquier aceite de origen vegetal con Omega 3, lo mejor que puedes hacer es usar una brocha para esparcir el aceite o usar aceite en spay para limitar la cantidad de aceite con la que preparas tus carnes, pescados, guisados, etc….

Aprovecha para mover tu cuerpo siempre que tengas la oportunidad: Si vas a ir a un lugar que se encuentra a 10 cuadras o 20 minutos caminando, lo mejor que puedes hacer es eso, ir caminando en lugar de ir en autobús o taxi. ¿Vas a visitar a alguien en el quinto piso? No uses el elevador, mejor sube los escalones, es un excelente ejercicio y quemaras bastantes calorías haciéndolo.

Sal más seguido, se más social, platica más: Con esto quiero decir que te mantengas ocupado y de ser posible en movimiento. Cuando estás viendo la tele o no haces nada es un excelente momento para ir por galletas o una botana. Mejor sal con tus amigos, planea la tarde, etc… No te aburras, generalmente el aburrimiento lleva al antojo.

Lleva un control de todos los alimentos que consumes en un día: En algunas ocasiones comemos sin medirnos. Lo mejor que puedes hacer es tomar nota de todo lo que comes para llevar un mejor control sobre tu dieta. Al final de la semana echa un vistazo y te sorprenderás al ver todos los alimentos que consumiste. Esta es una excelente forma de controlarte.

Toma o come algo 20 minutos antes de la comida: Beber agua antes de comer es un truco muy famoso para comer menos al llenarnos más rápido. Recuerda que esto no debe de ser exactamente antes de comer, sino 20 minutos antes. Puedes beber 1 o 2 vasos de agua o incluso comer una fruta. De esta forma, cuando estés comiendo tu estomago te dirá que está lleno con menos comida. Este pequeño truco ya se ha usado en investigaciones y se ha comprobado que las personas que lo hacen pierden peso a largo plazo.

Comienza con una ensalada: Generalmente las personas se comen la ensalada a media comida o al final, pero muy pocas personas lo hacen al principio. Si comienzas con una buena ensalada y te tardas en ella unos buenos minutos, comerás mucho menos. De esta forma, cuando venga el plato principal te podrás conformar hasta con la mitad de la porción que planeabas consumir.

Mastica mejor los alimentos: Este es uno de los hechos más conocidos para tener una mejor digestión: entre más veces mastiques los alimentos más sencillo será el trabajo para tu estómago y tendrás una mejor digestión.

Engaña a las papilas gustativas con una pastilla: Al saborear una de estas pastillas se te puede calmar el antojo o el hambre.

Cocina o usa picante: Se ha comprobado que el picante acelera el metabolismo, además de que probablemente te hará tomar más agua.

Toma al menos 2 litros de agua al día: Cuando tomas agua, además de ayudar a que te llenes más rápido, ayuda a que tu cuerpo queme calorías al hacer digestión. También debes de recordar que beber agua es importante para tener una buena salud.
Usa linaza en polvo: Como de seguro sabes, la linaza es una excelente opción para saciar el apetito, además de que tiene un alto contenido de fibra y aporta una gran cantidad de nutrientes para nuestro organismo.

Evita los batidos o malteadas en polvo o de farmacia: Con estos productos hechos en polvo o malteadas hechas en una fábrica solo conseguirás ahorrar calorías por unos momentos, ya que después te dará hambre y tendrás que comer. Normalmente estos productos no se comparan con un batido natural hecho en casa.

No cocines con mantequilla: En algunas ocasiones solemos usar mantequilla en lugar de aceite para preparar pan tostado o algunos otros alimentos. Es mucho más saludable usar aceite de oliva.

Café o té antes de ir a hacer ejercicio: Se ha comprobado en distintas investigaciones que la cafeína consigue que liberemos ácidos grasos, además de que estas bebidas contienen antioxidantes y nos dan más energía para nuestro entrenamiento.

Es mejor comer en casa: Lo que sucede cuando salimos a comer es que no sabemos de cuanta calidad son los ingredientes, la cantidad de grasas, azucares o sal que usan en la preparación de los alimentos, de forma que comer fuera de casa puede ser uno de los principales motivos por los que no bajes de peso. Aunque está claro que en su mayoría depende de los platillos que pidas.

Masticar chicle: En muchas ocasiones se ha mencionado este truco, y es que masticar chicle hace que el metabolismo sea acelere, además de que quemamos calorías al masticar. Pero aunque en algunos sitios dicen que no hay problema si se hace todo el día, lo cierto es que masticar chicle todo el día puede traer algunos problemas al estómago, ya que este se prepara para deshacer alimentos que no hay, por lo que nos irrita el estómago. Es muy importante que no mastiques chicle estando en ayunas, siempre hazlo con comida en el estómago.

Con estos 35 trucos para bajar de peso terminarnos este artículo. Aunque es poco probable que hagas todos los trucos, puedes hacer los más sencillos o los que más se ajustan a tu estilo de vida, de esta forma comenzaras a perder peso poco a poco. Pero recuerda que no hay nada mejor que tener una dieta balanceada, hacer ejercicio y dormir bien, ya que incluso tener buenas horas de sueño es muy importante para que podamos bajar de peso. Sigue estos consejos, se constante y comenzaras a ver los resultados después de unas semanas.