Aprende a Optimizar la Salud del Corazón

corazon

La salud de tu corazón se ve afectada por diversos aspectos relacionados con el estilo de vida. La adopción de algunos cambios saludables en tu rutina diaria te permitirá controlar los factores esenciales de riesgo, ayudándote a proteger tu corazón. Sigue estos 5 consejos y emprende el camino hacia una vida mejor, más larga y saludable para el corazón.

1. Practica actividad física

Usa las escaleras en vez del ascensor, juega con los amigos o la familia al aire libre, sal a correr… Incrementa tu actividad y trata de incorporar el ejercicio físico a tus hábitos de vida.

2. Opta por una alimentación saludable

salmon

Una dieta equilibrada y rica en frutas, verduras, cereales integrales, carnes magras, pescado, legumbres y alimentos con alto contenido en grasas insaturadas, contribuye a mantener el corazón sano y fuerte. Reduce la ingesta de alimentos procesados, que contienen niveles muy elevados de azúcar y sal, y evita el consumo de alcohol. Y, por supuesto, ¡bebe mucha agua!

3. Di “NO” al tabaco

smoking

Dejar de fumar no es una tarea fácil. Sin embargo, cuando te centras en lograrlo, vas notando inmediatamente los cambios beneficiosos para tu salud. Además, debemos tener en cuenta que la exposición al humo de segunda mano (o humo de tabaco ambiental) aumenta significativamente el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas.

4. Conoce tus datos

know your numbers

Revisa periódicamente tus niveles de presión arterial, colesterol y glucosa, además de controlar tu peso y el porcentaje de grasa corporal para mantenerte en niveles saludables. Consulta a tu médico o acude a una farmacia para realizar todas las mediciones.

5. Consume ácidos grasos omega 3

omega-3-fatty-acids

El término omega 3 engloba un conjunto de ácidos grasos poliinsaturados que contribuyen a optimizar la función cardíaca, así como a mantener niveles idóneos de colesterol en sangre. Se obtienen, especialmente, a través del consumo de alimentos tales como linaza, semillas de chía, frutos secos, aguacate, salmón y atún. De igual modo, la suplementación con aceite de pescado también constituye una excelente opción que permite satisfacer las necesidades diarias de ácidos grasos omega 3.