Aprende a ganar músculo levantando pesos ligeros

1

Un peso mayor no necesariamente significa músculos más grandes

Así es como surge el mito que para ganar más músculo se requiere de levantar grandes cantidades de peso en cada sesión. No obstante, la ciencia y el conocimiento empírico nos han demostrado que esto no necesariamente tiene que ser así, y que podemos seguir otros métodos para tener un mayor volumen muscular, incluso con levantamientos de cargas bajas.

Basándonos en lo que la comunidad científica nos dice, es posible ganar músculo con cargas poco pesadas, debido a que existen fibras de contracción rápida o fibras rojas que se caracterizan por su alta resistencia ante actividades físicas de gran duración, y que se utilizan principalmente en entrenamientos de resistencia, llevando a cabo contracciones lentas. Este es el mismo principio que se sigue en las rutinas con cargas ligeras.

Con esto, podemos decir, que al menos dentro de los ejercicios de fuerza, el peso no es el único factor que influye en la ganancia de masa muscular, sino que también se involucran otros aspectos como la intensidad, el número de repeticiones, la velocidad de contracción y los descansos entre cada serie.

La intensidad está directamente relacionada con la cantidad de peso utilizado y el número de repeticiones realizadas. Sin embargo, para lograr la hipertrofia, tampoco es necesario aumentar el número de repeticiones, puesto que se activa con ejecutar entre 6 y 12 recorridos por cada serle. Por otra parte, y lo que casi nadie menciona, es que el adecuado calentamiento muscular previo a una sesión de entrenamiento, es indispensable para acelerar la recuperación de las fibras desgastadas, por lo que de cierta manera, es otro factor que influye en el aumento del volumen de los músculos. De ahí su importancia, además de que sirve para reducir el riesgo de lesiones durante el ejercicio.

En conclusión

Lo que podemos sacar a partir de todo esto, es que si bien la hipertrofia puede darse con levantamientos de cargas ligeras, no se conseguirán los máximos resultados posibles que con un entrenamiento con cargas más pesadas, y por tanto, esta técnica debe ser utilizada únicamente si se busca una adaptación hacia entrenamientos más fuertes en un futuro.

Ahora bien, si se busca aumentar la intensidad, lo ideal sería realizar recorridos mucho más lentos, lo que permitiría seguir usando cargas bajas y sin la necesidad de elevar el número de repeticiones.