7 Cosas que necesitas saber sobre la carga de carbohidratos

3-abdominales-de-acero

Una de las estrategias fundamentales para la recomposición corporal consiste en realizar una recarga de carbohidratos, habitualmente con una periodicidad semanal y bajo protocolos dietéticos estrictos.

Señalamos las ventajas fundamentales de realizar una carga de carbohidratos tras haber seguido una dieta baja en los mismos el resto de la semana, y sobre todo, al coordinar tal carga con una depleción previa del glucógeno muscular (corazón de protocolos como Body Opus o Ultimate Diet):

  1. Depletando el glucógeno muscular durante la fase baja en carbohidratos nos preparamos para la supercompensación de glucógeno, que es un estimulador anabólico por sí mismo.
  2. La recarga de ch y la sobrealimentación producirán un efecto de crecimiento muscular y ayudarán a revertir parte (o todas) las adaptaciones metabólicas sucedidas durante la fase hipocalórica.
  3. No ganaremos grasa porque controlamos el destino de esas calorías. Al incrementar la sensibilidad a la insulina (con el entrenamiento y la depleción de glucógeno) podemos dirigir las calorías hacia el músculo, en lugar de hacia las células grasas. Enfatizando los carbohidratos durante la recarga podemos reforzar este efecto.
  4. Depletar el glucógeno y realizar a continuación una carga de ch puede incrementar los niveles de glucógeno muscular por encima de lo normal, mejorando el rendimiento.
  5. Al carecer de glucógeno, la primera prioridad del cuerpo es reponerlo; el almacenar la energía en las células grasas pasa a segundo plano. Normalmente, cuando tomas muchos carbos se usan como energía y la grasa se almacena. Pero cuando el glucógeno está depletado, los carbos se emplean en primer lugar para la síntesis de glucógeno.
  6. Esto significa que durante períodos breves puedes sobrealimentarte de ch y seguir usando la grasa como energía.
  7. El 100% de la reposición de glucógeno puede conseguirse en 24-30h.