Todos hemos estado allí

  • El progreso se ha estancado.
  • La motivación se ha evaporado.
  • Incluso pensar en el entrenamiento te hace sentir mal.
  • Te sientes más débil de lo habitual.
  • Aunque vas al gimnasio, todo se siente estancado.

No entre en pánico. Sucede incluso a los levantadores dedicados. Aquí hay cinco estrategias para ayudarle a salir de ella y empezar a hacer progresos de nuevo.

1 – El mismo pero diferente enfoque

Mantenga sus elevaciones básicas iguales pero haga ajustes menores. Es mentalmente estimulante y conduce a mejores adaptaciones físicas.

Variedad: Es la forma más simple de ajuste. Algunas personas pueden hacer los mismos ejercicios con el mismo conjunto y esquemas de representación durante mucho tiempo, pero la mayoría de las personas prefieren la variedad. No variedad por el bien de la variedad, sino cambios inteligentes – ya sea un cambio en el sistema de entrenamiento que usted usa, o dentro del sistema que está siguiendo.

El mismo-pero-diferente enfoque puede ser utilizado para cualquier tipo de sistema de formación que ya está en. Considere el press de banca. En lugar de descargarlo completamente o cambiar los conjuntos y repeticiones, pruebe cosas como:

  • Utilice un agarre más cercano o más ancho de lo normal
  • Añadir cadenas y / o bandas
  • Iniciar el ascensor desde los pines justo por encima del pecho (prensa muerta)
  • Presione contra los pernos (trabajo isométrico)
  • Haga una nueva variación del ejercicio (prensa de la tabla, prensa del piso, etc.)

No siempre necesitas mucho para salir de la estancamiento de entrenamiento, pero siempre necesitas algo. Y las cosas pequeñas a menudo hacen una gran diferencia.

2 – El Enfoque 180

Hacer algo completamente diferente, incluso si te lleva fuera de su zona de confort.

A veces el sistema de entrenamiento que usas normalmente deja de ser beneficioso. No porque sea defectuoso, sino porque se ha adaptado y no le da los mismos resultados progresivos que antes.

Lograr el dominio es como hacer una prueba en el tema. Una vez que lo haga, puede optar por ir más allá y hacer de este tema su enfoque integral, puede complementarlo con otra cosa, o puede ir a dominar una cosa diferente y cambiar sus objetivos.

El enfoque 180 introducirá algo completamente nuevo. Girando 180 grados, tendrás que abrir los ojos otra vez. Puede ser aterrador porque desafiará sus creencias y nivel de comodidad. Pero ser desafiado es una buena marca de progreso y una pista de que estás en el camino correcto.

Esto no significa ir de las barras a las pesas. Eso sería más como el mismo-pero-diferente enfoque. Tendrías que ir más allá y hacer algo que requiriera diferentes habilidades. Para los amantes del hierro, este enfoque puede significar cosas como yoga, correr, ciclismo, artes marciales, gimnasia o un deporte específico.

La ventaja de moverse de manera diferente conducirá a la mejora de alguna forma: cuerpo comp, fuerza, rendimiento, agilidad, movilidad, resistencia, etc La clave es entrenar de una manera que apoya su objetivo principal. Ir a una carrera de larga distancia todos los días no apoya una meta de llevar la mayor cantidad de músculo posible, pero la formación para mejorar su sistema aeróbico de una manera específica para impulsar la recuperación.

La construcción de energía explosiva a través de entrenamiento de artes marciales puede beneficiar su elevación y probablemente aumentará su entusiasmo sobre la formación en general. Puede agregar un nuevo significado a los movimientos y los músculos. Esto no significa que usted necesita para entrar en el anillo o jaula y ser golpeado en la cabeza. No hay nada que diga que usted necesita competir para cosechar los beneficios.

¿Por qué atenerse a una metodología de formación cuando se puede tener lo mejor de ambos (o varios) mundos? El enfoque 180 le da esta oportunidad. Si estás atascado, debes abrazar este tipo de pensamiento tan pronto como sea posible para evitar seguir el mismo camino antiguo que te lleva a ninguna parte.

3 – El enfoque minimalista

Simplifique su entrenamiento. Vaciar todo el pelusa.

Echa un vistazo a cómo has estado entrenando el último par de meses. Hay una posibilidad de que has estado exagerando, ya sea por haber hecho demasiado trabajo o demasiado trabajo de mierda.

Si estás acostumbrado a combinar un montón de trabajo de alta intensidad con un enfoque de alto volumen, te estás dirigiendo hacia problemas. Esto es especialmente una trampa grande cuando usted crea sus propios programas de entrenamiento, puesto que todos tendemos a pensar que somos avanzados y podemos manejar siempre más.

Cuando el estancamiento golpea y la motivación se retrasa, pregúntese: ¿De qué puedo deshacerme en mi entrenamiento y en mi vida? ¿Qué me hace mejor? ¿Y qué estoy haciendo que es sólo busywork?

Su cuerpo es un sistema de sistemas que requiere la recuperación del estrés que usted coloca en él. Cuando llegas a una meseta, o peor aún, tu rendimiento regresa, podría ser un problema de entrenamiento, pero es probablemente un problema holístico. Hay cosas que toman su estrés más allá de sus capacidades de recuperación.

Determine de dónde vienen los estresores. Una estrategia simple y altamente eficaz es hacer que su entrenamiento sea lo más mínimo posible. A veces hacer la menor cantidad de trabajo creará la mayor cantidad de progreso.

Considere el principio de Pareto. Indica que el 20% por ciento de lo que invierte tiende a ser responsable del 80% de sus resultados. Si usted mira detrás en su historia de la formación, usted puede ver probablemente esto. Hay ciertas estrategias y ejercicios que son responsables de donde usted está hoy.

Descargue el 80% de su entrenamiento, haga sesiones de entrenamiento más cortas, y vea qué sucede. No sólo es probable que realice mejor, probablemente va a comenzar a construir su entusiasmo para el entrenamiento de nuevo, ya que tendrá más energía.

Si usted es un powerlifter o un atleta, no son los rizos del bíceps y los aumentos laterales que han sido fundamentales a su entrenamiento. Si su programa está lleno de trabajo de accesorios, quítelo todo por un par de meses y vea lo que le sucede a su rendimiento. Todo ese trabajo extra puede ser overstressing su sistema a través de la fatiga acumulada.

El estancamiento es una señal de su cuerpo. Te está diciendo que cambies algo. Si no lo hace, ¿qué crees que sucederá? Ciertamente no progreso. Tenemos que empujar el sobre de vez en cuando, pero no todo el tiempo. Los Juegos Olímpicos no se celebran cada semana, durante todo el año. Son una vez cada cuatro años. ¿Alguna vez ha pensado en mirar su propia formación con este tipo de calendario?

4 – El enfoque seguidor

Contrate a un entrenador de confianza para que pueda dejar de pensar en todo.

El principal beneficio de tener un entrenador o entrenador es que ya no es segundo adivinar cada parte de su entrenamiento. Una de las cosas más difíciles de hacer es programar su propio entrenamiento. Es difícil ser objetivo con sus propias necesidades de formación y debilidades.

También puede caer en la trampa de salto de programa. Cuando programes por tu cuenta, es demasiado fácil cambiar las cosas sobre la marcha, ya que no tienes a nadie que responder a ti mismo.

Overanalyzing su formación puede ser un gran obstáculo. Usted puede ajustar y personalizar su enfoque durante varios días, o puede ir al gimnasio y entrenar tan duro como sea posible con los parámetros de un entrenador proporciona y luego ir a relajarse y recuperarse de un cambio. Coaching elimina una gran cantidad de hemming y hawing que haría por su cuenta.

Alguien dijo una vez que para ser un gran líder primero tienes que ser un gran seguidor. Siga contratando a alguien de su confianza y liberará mucho tiempo pasado overanalyzing las minucias.

5 – El enfoque de vacaciones

Tómese un tiempo fuera de propósito hasta que el deseo de entrenar golpea duro de nuevo.

¿Alguna vez ha estado en unas vacaciones sin un gimnasio cerca, o simplemente tuvo que saltar el entrenamiento por un tiempo? Cerca del final de que comienzan a anhelan la sensación de trabajo físico duro. Se siente como algo falta cuando no eres capaz de seguir su horario regular.

¿Por qué no utilizar esto estratégicamente? En lugar de obligarse a entrenar cuando su cuerpo y / o mente está trabajando en contra de usted, simplemente tómese un tiempo libre para permitir que la anticipación del entrenamiento se acumule de nuevo.

Formación depresión, o la percepción de la misma, puede ser simplemente un resultado del hecho de que su cuerpo necesita su descanso. Vivimos en un mundo donde estamos constantemente haciendo en vez de ser. Esto no es para sugerir que debe ir todo el Zen, pero un poco sería beneficioso.

Si ya no experimentas progreso, seguir haciendo lo mismo no tiene sentido. Al tomar tiempo libre y practicar algo de atención plena, probablemente obtendrá algunas nuevas ideas sobre lo que realmente necesita su cuerpo.

El entrenamiento puede ser adictivo, y aunque más positivo que muchas otras adicciones, sigue siendo una adicción. No seas esclavo de tus hábitos de entrenamiento. Asumir el control del proceso.