10 Hábitos que te ayudaran a bajar de peso

10 habitos para bajar de peso

1 –  Nada está prohibido

Recuerda que al hacer dieta, nada está prohibido, lo importante de una dieta es mantener un déficit calórico por debajo de la cantidad diaria recomendada para mantener el peso, que se logra al reducir la ingesta de alimentos y hacer ejercicio físico. Eso sí, ten cuidado con algunos alimentos, sobre todo con los azucarados y carbohidratos simples que provocan la generación de insulina, una hormona que propicia a la retención de grasas.

2 – Haz tu hábito, un verdadero hábito

Así como sueles frecuentar las redes sociales (léase Facebook o Twitter, etc.), o leer tus mensajes por WhatsApp a diario, recuerda convertir a tu nuevo estilo de vida saludable en un hábito al 100%; es decir, que no solamente recurras a él por algunos meses o semanas cuando ya has empezado a notar esos rollitos que aparecen en la cintura.

Adopta estos hábitos por el resto de tu vida y verás los cambios importantes que benefician a tu salud aparecen.

03 – Haz ejercicio a tu medida

Para bajar de peso no necesitas hacer ejercicio hasta el punto en el que ya no puedes seguir ni con el alma. Relájate, lo más recomendable es hacer entre 30 y 90 minutos de ejercicio a lo mucho, entre el cardio y las pesas. El primero servirá para quemar grasas más rápido, mientras que las pesas te harán ganar masa muscular, lo que aumenta el metabolismo.

Si 90 minutos te parece extenuante, no te preocupes 10 minutos para empezar, e ir subiendo otros diez cada semana, es la mejor forma para agarrarle amor al entrenamiento.

04 – Bebe incansablemente

No hasta el punto de beber un garrafón de agua al día, pero sí lo suficiente como para que tu cuerpo esté realmente hidratado, al menos 8 vasos de agua al día, ya sea cada vez que sientas la necesidad, y durante las comidas que hagas al día.

Si el agua se encuentra a temperaturas bajas, casi a punto de congelarse, mucho mejor, ya que de esta forma se causa un efecto termógenico en el cuerpo que activa el metabolismo de manera considerable.

05 – Es un nuevo hábito, no una dieta

Recuerda que este proceso es un nuevo hábito que estarás adoptando, una nueva etapa de tu vida. Si lo ves como algo estricto, una dieta para especificar, muy posiblemente te aburras y comiences en las andaduras de antes.

06 – No olvides las verduras

Las verduras son conocidas por su bajo aporte calórico, así que recuerda incluirlas en tus comidas, siempre que puedas, ya sean crudas o cocidas. De esta forma sientes un estado de saciedad mucho más rápido y el consumo calórico es considerablemente menor.

07 – Come constantemente

Contrario a lo que muchos podrían pensar, comer constantemente ayuda a adelgazar, puesto que mantiene la actividad constante del metabolismo, gracias al proceso de digestión. Eso sí, las comidas que consumas, de preferencia entre 4 y 5, seis cuando mucho, al día, deberán estar estratégicamente distribuidas para no excederse del límite calórico que te estableciste para perder peso.

08 – Las proteínas son muy importantes

Ya lo habíamos mencionado anteriormente, los músculos son de vital importancia para ayudar en la quema de grasas. Y bien, cómo se gana masa muscular?… Con levantamiento de pesas, y el consumo de proteínas.

Este tipo de macronutrientes lo puedes encontrar en múltiples alimentos de origen animal (son más efectivos) como la carne de res, carne de cerdo, pescado, pollo, quesos, etc. Eso sí, recuerda consumir mejor, carnes magras para no aumentar las porciones de grasas.

09 –  Frutas

Las frutas aportan una gran cantidad de beneficios al organismo que de seguro garantizan ayudar a bajar de peso. Además el azúcar que aportan es necesario para mantener algunos procesos vitales del cuerpo, como nutrir el sistema nervioso.

10 – Come a consciencia

No solo se trata de comer saludablemente y en porciones adecuadas, sino además llevar un registro adecuado de lo que se come. Con esto no me refiero a anotar cada alimento en una bitácora especial, sino más bien estar consciente de lo que se ingiere en cada comida, ya que de esta forma se logra un estado de saciedad verdadero.

Tiene sentido, ponte a pensar en esos días donde te asustaba comer dos rebanadas de pizza porque los cuentas, y compáralos con aquellos días que cuando sales o te quedas mirando la televisión y casi o totalmente te acabas la pizza entera y necesitas más.