10 Consejos de (KIM BRENTON) Para las mujeres que quieren iniciar el gimnasio

1

Encontrarte por primera vez sobre el suelo de un gimnasio puede ser una experiencia intimidatoria para muchas mujeres. Miras alrededor y ves a un montón de tíos gritando y moviendo más peso del que tú sumas en todo tu cuerpo, y consideras seriamente la posibilidad de pasarte a la zona de cardio…

¡No! No te unas a las horas de gente que acampa durante horas en las máquinas elípticas. Me recuerdan a los hámsters corriendo sin parar en la rueda, moviéndose sin parar, pero sin llegar a ningún sitio. Sin importar cuáles puedan ser tus objetivos (perder peso, tonificar, mejorar tu condición física, etc), levantar pesos te puede ayudar a conseguir tus objetivos de forma más eficiente.

¿Sabías que el músculo quema más calorías que la grasa? Por tanto, cuanto más músculo tengas, más eficiente se volverá tu cuerpo en quemar grasa. La combinación de levantamientos con cardio es un camino mucho más eficiente para perder grasa que hacer sólo cardio. ¡Es verdad!

Sé que estarás pensnado: “¿pero levantar pesos no me volverá demasiado musculosa?”. Esa es la pregunta que más me hacen las mujeres a las que les recomiendo los levantamientos de pesos como parte de su régimen de entrenamiento. ¡La respuesta es un rotundo no! Muchas mujeres temen que por coger unas mancuernas de 5 kg y hacer unos curl de bíceps, sus brazos se pondrán como los de Arnold Schwarzenegger. Sólo con fijarse en el tiempo dedicado y la cantidad de comida que hace falta para conseguir una cantidad significante de masa muscular, podrían ahorrarse la pregunta. Lo cierto es que, el nivel de intensidad con la que entrenan la mayoría de las mujeres, resulta en, como mucho, un cuerpo tonificado. ¡Y no he visto nunca a nadie molestarse por ello!

Una de las mejores cosas del levantamiento de pesos es que se puede adaptar a tus objetivos específicos. Si quieres ganar masa muscular, tendrás que levantar pesado y haciendo menos repetiicones. Si tu objetivo es quemar grasa y tonificar, tendrás que levantar una cantidad moderada de peso a repeticiones algo más altas, junto a tu rutina de cardio.

Ahora que está tratada tu principal preocupación, ¿a qué estás esperando? Aquí tines algunos consejos para apuntarte al gimnasio y aguantar en él.

1- Investiga: coge unas cuantas revistas de ejercicio con pesas Para mujeres y mírate sus páginas web. Normalmente tienen buenos progrAmas de entrenamiento que puedes seguir junto con guías para principiantes. Busca vídeos de los levantamientos más complejos. La técnica de los levantamientos es de máxima importancia para prevenir lesiones y sacar el máximo partido al entrenamiento.

2- Contrata un entrenador: como novata, te resultará altamente beneficioso trabajar con un entrenador, al menos durante las primeras sesiones de entrenamiento con pesas. Un entrenador te ayudará revisando tu técnica y sugiriéndote métodos para alcanzar y mantener tu físico ideal.

3- No tengas miedo de pedir ayuda: una vez que empieces con tu rutina, te darás cuenta de que hay algunas personas habituales, que están siempre en el gimnasio a las horas que tú vas. No tengas miedo de pedirles que te controlen la técnica. No les importará. De hecho, probablemente se alegrarán de que les preguntes. Casi todos preferimos están ayudando a un amigo antes que sentarnos a mirar el reloj durante los tiempos de descanso.

4- Usa los espejos: lo creas o no, los espejos no están ahí sólo para que te mires en ellos haciendo tu magnífica rutina nueva. Están ahí para que revises tu técnica. Usa los espejos que tienes enfrente, y si hay a los lados, úsalos también. Asegúrate de que tu técnica es correcta.

5- Búscate un compañero: conforme te vayas acostumbrando a algunos de los levantamientos más duros, querrás tener un “spotter” (ayudante) por seguridad. Invita a un amigo a irse contigo y métele también en el tema del gimnasio.

6- ¡Bebe agua!: ten el agua siempre a mano. Estás entrenando duro tus músculos y necesitan agua para recuperarse. Tampoco pares después de terminar la rutina. ¡Sigue bebiendo un montón de agua durante todo el día!

7- Estira: después de un buen levantamiento, tómate un tiempo para hacer estiramientos. Mantén cada estiramiento durante 20-30 segundos. Asegúrate de estirar unas cuantas veces al día. Esto te ayudará a mantener la musculatura en condiciones óptimas y prevendrá la fatiga muscular.

8- Márcate un objetivo: apúntate a una competición de fitness, hazte un álbum de fotos, lo que sea que te permita medir tus progresos a lo largo del tiempo. La gente suele lograr sus objetivos más fácilmente cuando se marca una línea del tiempo.

9- Come para tus objetivos: mucha gente piensa que puedes comer lo que quieras siempre y cuando entrenes duro. ¡Eso no es cierto! Míralo de esta forma: estás poniendo un gran empeño en el gimnasio, no lo desperdicies comiendo mal. El levantamiento de esas no dará grandes resultados hasta que no comas correctamente. Estás perdiendo tu verdadero potencial y toda esa energía si comes mal. ¡Comprométete con tus objetivos físicos! Come santo y levanta pesado y obtendrás los resultados esperados en cuanto te descuides.

10- Motivación e inspiración: busca un motivo para entrenar y mantén ese motivo en tu mente cada vez que estés pensando en saltarte algún ejercicio o en comer algo inadecuado. Encuentra a alguien que te inspire: una madre con cuatro hijos y unos abdominales fantásticos, una persona obesa que ha perdido una gran cantidad de peso y desde entonces ha mantenido un estilo de vida saludable, quien sea. Contacta con esa persona para pedirle consejo, visita con frecuencia sus páginas web o perfiles de Internet, imprímete sus fotos o su historia y pégalas en tu reloj despertador para asegurarte de que vas al gimnasio, o en tu nevera y lista de la compra para no olvidarte de que debes comprar comida sana. ¡Lo que sea!

Y por último, pero no por ello menos importante: no esperes al clima perfecto, a haber perdido algo de peso, a que haya un eclipse lunar, porque entonces no irás nunca. Deja de pensar en ello y ponte manos a la obra. No te preocupes por parecer idiota o lo que pueda pensar la gente a tu alrededor. Lo más probable es que estén concentrados en sus propios levantamientos en vez de pararse a criticar los tuyos.

Artículo original «For Women: Getting Started With Lifting», de Kim Brenton